+ Todo lo que usted haga estará mal. A las madres no nos agrada la forma en que usted carga, baña o trata al bebé. No por eso tiene la opción de dejar de hacerlo. En realidad, pensamos que es demasiado torpe para el asunto.

+ No use el verbo “ayudar”. Usted debe encargarse de la casa y de todo eso que la mamá no puede hacer mientras tiene a un bebé pegado al pecho succionándole la energía vital.

Vea también: Tips para que no parezca inmaduro aunque lo sea

+ No pida lo que ya sabe que no le van a dar. Las mujeres estamos tan cansadas, confundidas e irritadas que el sexo es la última cosa en la que pensamos. No insista, en estos momentos la cama solo sirve para dormir.

+ Lleve su papel terciario con dignidad. Usted pasa a ser un complemento, lo importante es el bebé, luego la mamá y después su suegra. Usted queda de último. No estorbe.

+ No comente sobre el aspecto físico de la mamá. “La barriga te quedó medio flojita, ¿no?” es una frase que ni siquiera debe imaginar.

+ Sustituya el “hay que” por el “voy a”. En vez de soltar este comentario en el aire: “Se dañó la licuadora. ¡Hay que mandarla a reparar!”, diga: “Voy a mandar a arreglar este aparato”. La proactividad suma.

+ La frase “me voy a echar un ratico” no existe. Cuando usted llegue de su pesado día, encontrará a una mujer enloquecida que le entregará a la criatura en sus brazos apenas abra la puerta.

Vea también: Mi mujer está embarazada ¿es bueno tirar?

+ Espero que haya dormido bien antes de tener a su hijo. Dormir es un verbo de la adolescencia. Los adultos que son padres no duermen. Punto. Si no es que hay que alimentar al niño, es que tiene reflujo o quiere dormir en su cama.

+ Prepárese para el reflujo, las conversaciones coprofágicas y las idas a urgencias. Por un buen tiempo, su esposa y usted hablarán solo de vómito y popó verde de bebé.

+ Los tiempos han cambiado y a usted le toca enterarse de que tener hijos implica renuncias y sacrificios. ¡Asúmalos! No se los deje todos a la mamá.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.