1. Sí, ya sabemos que caer en la diminuta tanga brasileña es bastante indigno. Pero eso no significa que tenga que usar pantalonetas larguísimas de skater trasnochado. Con que le lleguen hasta medio muslo está bien.

Lea también: Pintas para hacer ejercicio (y verse bien)

2. Así como lo largo es importante, lo ancho también lo es. Y no sea malpensado: estamos hablando de pantalonetas. Bote, por favor, esos vestidos de baño anchísimos que le vuelan alrededor de los muslos como si fueran faldas. Tampoco le decimos que use licras, pero mejor si son medio ajustaditos.

3. No sea de esos seres insoportables que empacan 18 pantalonetas para un fin de semana: la de nadar, la de trotar, la de almorzar... Lleve ‘cortos‘ prácticos, multiusos, que le queden cómodos para hacer deporte y para piscinear, como los que ve acá.

4. Puede ser un cachaco clásico de blazer azul y mocasín de moneda. Eso no significa que deba verse igual de sobrio —de aburrido— en tierra caliente. Métale color al tema. Arriésguese un poquito y, al menos en piscina, saque el joven que todavía tiene escondido.

5.Fijo usted, como nosotros, no soporta las corbatas de pajaritos o de baloncitos o de calabacitas. Pero con las pantalonetas es diferente. Los estampados pegan duro, y más si son de colores encendidos. Le repetimos: en materia de vestidos de baño, hay que combatir el aburrimiento.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.