-Por eso, en el cepillado trate de llegar a lugares difíciles como el espacio entre la encía y el diente, la parte trasera de la lengua y la faringe.

-Use el hilo dental, para no sacar corriendo no solo a su cita, sino al resto de la humanidad.

-Existen alimentos que en la conquista deben estar proscritos, como la cebolla, los ajos, algunos pescados y los quesos fermentados.

-La falta de saliva es crítica, pues actúa contra las bacterias, y su flujo ayuda en la limpieza de los restos de alimentos que queden en la boca. Esto se da sobre todo por la noche, por eso la boca suele presentar peor olor por las mañanas.

-Si usted sufre de sinusitis, diabetes o le funciona mal el hígado, es más probable que desarrolle problemas de mal aliento. En este caso, la higiene oral no basta, debe consultar a un especialista.

-Fumar. Sin comentarios.

-Es muy difícil que usted mismo detecte el problema. Normalmente es alguien cercano el que se lo advierte. Así que si nota que la gente da un paso atrás, voltea la cara, o le ofrece mentas o chicles con frecuencia, huya de ahí directo a donde su dentista.

-La primera solución a este problema es una excelente higiene oral, con cepillo, crema y, sobre todo, seda dental, para eliminar los restos de comida y las bacterias que se encuentran en sitios difíciles de limpiar.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.