No se ponga a 'montar películas'. Si quiere conquistarla, hágalo con las herramientas que tiene a la mano. Haga como Donostia, el nuevo restaurante de Benjamín Villegas, Tomás Rueda y Juan Pablo Loaiza. Ellos importaron el concepto de cocina de mercado, que consiste en hacer platos según los productos de la temporada. La creatividad del chef tiene que ceñirse a lo que le ofrezcan las plazas y hay más calidad que cuando tiene que preparar un plato sin que los ingredientes cumplan ciertas condiciones sine qua non para que quede bien. Si el producto está en su punto, el plato resulta perfecto, el chef queda como un príncipe y los comensales, dichosos. Por eso, a Tomás le encanta ir a las plazas de mercado a ver qué se encuentra. Los platos son frescos y espontáneos y nada tienen que ver con esa tendencia a 'fusionar' a la fuerza lo que no merece fusión alguna.
Así que, le repetimos, no busque ser lo que no es. Use lo que tiene, recójala en su carro, póngase su propia ropa y no le ponga el disco de 'basilelectrolounge' que nunca ha oído y que su amigo le prestó para impresionarla. Eso puede resultar en un fiasco total. Cuando le pregunte qué están oyendo y usted no sepa contestarle nos va a entender. Mejor dígale abiertamente que le gusta Presuntos Implicados o Led Zeppelin y llévela a comer a Donostia para que se impresione más bien con un arroz cremoso con alcachofa, arvejas y tocineta o con un carpaccio de punta de anca. El ambiente de Donostia es perfecto, porque no lo encasilla. No es superplay, pero tampoco es mamerto. Tiene un diseño muy moderno, pero al mismo tiempo sencillo, con chusque a la vista en un techo alto y rústico que dejaron intacto y que va muy bien con una especie de gran sofá de cordobán con colores setenteros que parece pixelado y que integra a los comensales sin obligarlos a conversar. Todo esto obra de Juan Carlos Millán y Andrés Ortiz, los otros dos socios de los chefs. La ubicación es buena para salir de la T y de la 93 de vez en cuando y ver caras nuevas, o al menos renovadas. En esa zona de La Macarena y Bosque Izquierdo se respira otro aire, menos trajinado y más auténtico. Y, en medio de unos vinitos y unos montaditos, usted ofrece lo que hay.

DONOSTIA
ENTRADA SUGERIDA: Carpaccio de punta de anca con alioli $10.500 (US$4)
PLATO SUGERIDO: Arroz cremoso con
alcachofa, arvejas y tocineta $13.000 (US$5) o menú de la semana, que varía entre 18.000 (US$6) y 20.000 (US$7)
POSTRE: Timbal de trufa de chocolate $5.500 (US$2)
PRECIOS PROMEDIO: Entradas de $ 8.500 a $10.500 (de US$3 a US$4) y platos fuertes de $13.000 a $21.000 (de US$5 a US$7)
DIRECCIÓN: Calle 29 bis # 5-48
TEL.: 287 3943

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.