El día en que Pablo Montoya llevó a su hijo Juan Pablo a las pistas del circuito de Silverstone, Inglaterra, para que fuera probado por la escudería del piloto Jackie Stewart, estuvo a punto de perderlo para siempre. Cuando los ingenieros observaron la estatura del muchacho, de 1,68 metros, adaptaron los pedales del carro con afán, y cuando el joven conductor daba la segunda vuelta de prueba terminó estrellado contra un muro.

Su padre, luego de que los mecánicos del equipo ofrecieran disculpas, se dirigió al dueño de la escudería y le preguntó por el precio que había que pagar para que lo admitieran. Eran 300.000 libras esterlinas, pero como el corredor había mostrado tanto talento ese valor fue rebajado a 70.000 libras esterlinas.

Esa fue la cantidad que el papá del piloto Juan Pablo Montoya consiguió luego de hipotecar su casa, a escondidas de la mamá, pero que le abrió el camino a la victoria. Este es un papá efectivo, ejemplo de esos padres que han hecho cosas casi imposibles por sus vástagos, y que la firma Efecty –especialista en Recaudo, Pago y Giro de Dinero– quiere destacar en este mes de junio en su homenaje.

Para ello creó el concurso ‘Estamos buscando al papá Efecty 2017’, en el que puede participar cualquier persona que quiera postular un padre capaz de todo por sus hijos. Los proponentes tendrán que hacer una publicación en redes sociales o un vídeo que incluya cuatro testimonios que presenten un candidato y expongan las razones de por qué es el papa Efecty del año. Aquel que más ‘likes’ tenga, ganará un premio realmente ‘padre’: Efecty lo llevará al partido Colombia vs Brasil por las eliminatorias del Campeonato Mundial de Fútbol.

Los papás Efecty son personas como el bogotano Manuel Leal, que en octubre de 1989 donó uno de sus riñones a su hija Claudia, quien a los 16 años sufría una grave falla renal. Hoy, según relata una crónica aparecida en Univisión Noticias, don Manuel conserva todavía una cicatriz que le atraviesa verticalmente todo el estómago “y que le recuerda que pudo dar vida de nuevo”.

Otro ‘papá Efecty’ es Renzo Puentes Mojica, un héroe nacido en Barrancabermeja que, durante un voraz incendio en esa ciudad en noviembre de 2016, sostuvo a su hijo en brazos bajo la ducha para que el agua le permitiera continuar con vida, hasta que fue rescatado por los bomberos voluntarios.

Pero uno de los casos más sonados en el que es protagonista otro ‘papá Efecty’ es el de Gustavo Moncayo, un profesor de ciencias sociales de 65 años que caminó 800 kilómetros entre Sandoná, en el departamento de Nariño, con Bogotá, para solicitar la liberación de su único hijo varón, Pablo Emilio, cabo segundo del ejército colombiano, secuestrado el 21 de diciembre de 1997 cuando las FARC atacaron la base militar del cerro de Patascoy.

Aunque el caso más emotivo de todo un ‘papá Efecty’ está grabado en un video publicado por Youtube.com, y que muestra al músico estadounidense Chris Picco cuando cantó durante horas a su hijo recién nacido canciones de Los Beatles. Aunque el bebé finalmente murió –luego de que la mamá, esposa del músico, también falleciera durante el parto–, la desgarradora grabación se volvió viral en aquel noviembre de 2014. Finalmente, este ‘papá Efecty’ escribió un mensaje público que terminaba así:

“He sido muy bendecido y honrado de amarlo (a mi hijo) antes de que él se formara, de alentarlo mientras su mamá lo llevaba y de sostener su perfecto pequeño cuerpo mientras decíamos ‘Adiós por ahora’. No hay palabras, pero quería mantenerlos actualizados, ya que su amor y apoyo ha significado más que nada en el mundo. Todo lo que necesitas es amor”.

https://www.facebook.com/Efecty/

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.