Un amigo me llamó hace unos días para comentarme que verdaderamente la cocina no era lo de él y que, a pesar de seguir muchas recetas paso a paso, sus preparaciones nunca llegaban a un nivel siquiera aceptable, y además quería sorprender a su novia. Entonces tenía dos opciones: o hacerle la comida yo mismo, o explicarle algo que verdaderamente pudiese hacer. La solución más sencilla para los dos fue darle un listado con una serie de productos que se encuentran en los supermercados y con los que podemos dar una buena impresión, sin necesidad de gastar mucho dinero ni de tener elevados conocimientos gastronómicos. Lo más importante es conocer con antelación los productos para evitar sorpresas o alguna situación incómoda, por tener al frente algo que no nos guste o que no podamos explicar de qué se trata.

Mi primera recomendación es acercarse a la sección de delicatessen y empezar por unos quesos. Prueben un cacciocavallo, un mozzarella o mozarelitas de búfala, exploren con un tilsit, enmmental, gruyère, manchego o algún queso ahumado. También pueden incluir un buen jamón serrano o jamones de otro tipo. Antes de pagar pase por el pasillo donde están aquellos tarros con preparaciones gourmet, como antipastos, carnes enlatadas tan exóticas como el ciervo o el jabalí ahumado, aceitunas, tomates secos, pimientos asados y las infaltables cebollitas encurtidas. A esto agregue, si lo desea, un tarro pequeño de paté y por último pase a las neveras y si le gustan los pescados, escoja un paquete de salmón ahumado. Como puede ver, hasta este momento lo único que debe hacer es abrir bolsas, tarros, latas y paquetes, y disponerlos de manera ordenada en diferentes platos. Ah, no olvide, es muy importante acompañar todas estas exquisiteces en primera instancia con dos o tres variedades de pan o si lo prefiere con unas buenas galletas o caladitos de papel.

Una vez en casa procure hacer pequeños rollos con los quesos y jamones y sirva aparte cada cosa en diferentes platos de manera estética.

Como siempre, no pueden olvidar un buen vino y debido a la variedad de sabores que vamos a tener en nuestras tapas, procure escoger entre tres cepas: un merlot, un carmenère o un malbec. Trate de comprar un vino de reserva hacia arriba y, por supuesto, si tiene alguna duda, ya sabe mi correo (buena_mesa@hotmail.com).

Cambiando un poco el tema, algunos me acompañaron en mi última aventura, la cual llegó a su fin, por lo menos conmigo. Espero poderlos atender muy pronto, manejando el concepto de servicio y atención que me caracteriza. Agradezco a todos el apoyo recibido.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.