Desde septiembre pasado el director de Semana, Alejandro Santos Rubino, se encuentra envuelto en un proceso jurídico de tinte kafkiano, en el que las palabras leguleyada y terquedad han sido las denominadoras comunes. Luego de rectificar dos veces una nota en la que Semana hablaba de las supuestas conexiones del magistrado José Alfredo Escobar con un particular al que se le atribuye gran influencia en altos círculos judiciales, una jueza decidió impartir una orden de arresto por tres días y una multa de seis salarios mínimos en contra del director de la publicación, por considerar que dichas rectificaciones habían sido insuficientes. El medio decidió no ceder a esas exigencias por considerarlas excesivas y por haber demostrado ya, en las anteriores rectificaciones, que la revista no obró de mala fe. Aun así, si el Tribunal Superior de Bogotá lo determina, Alejandro Santos podría ir a la cárcel. SoHo expresa su solidaridad con él y con Semana, y hace manifiesto su rechazo hacia este acto insólito que enrarece el ambiente para ejercer con libertad el oficio periodístico, en el que Santos brilla.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.