ME ACUERDO de mi barrio Girardot en Bucaramanga. En su parque, sembrado de pomarrosos, y en sus calles con mis hermanos y amigos, jugábamos futbol los sábados y béisbol los domingos.

ME ACUERDO que las bolas de béisbol las hacíamos envolviendo una pepa de corozo con esparadrapo y el bate podía ser hasta un palo de escoba.

ME ACUERDO  cuando participé en un concurso de cantantes aficionados en la Radio Bucaramanga, se llamaba Buscando estrellas. Yo tenía 13 años. No gané, claro, pero fue mi primer contacto con la gente de la radio.

ME ACUERDO  de mis días de operador de audio y control en Radio del Comercio. Ese fue mi comienzo en los medios.

ME ACUERDO  de mis padres. Eran auténticos campesinos santandereanos. Trabajadores y estrictos. Con mucho esfuerzo levantaron nuestra familia. Siempre serán mi ejemplo.

ME ACUERDO  de mi viaje definitivo a Bogotá. Ya había ido y siempre me atortolaba por lo grande y la cantidad de gente. Pero este era mi viaje decisivo. Iba a la capital a buscar trabajo para poder seguir estudiando.

ME ACUERDO de que no tenía quién me recomendara, así que me fui a buscar a mi paisano Julio Nieto en Caracol Radio. Él era el vicepresidente, y el mejor locutor y productor de radio del país. Yo no lo conocía sino de oído. Me acuerdo de que le dije "paisano, vengo a que me dé trabajo, porque quiero estudiar en Bogotá y sin trabajo no puedo, ayúdeme". El hombre se rio, me miró y dijo "déjeme su dirección y datos con la secretaria, yo le aviso".

ME ACUERDO  de que volví a Bucaramanga con fe, más contento que político estrenando embajada, y mis amigos se reían. A los 20 días me llegó un telegrama: "Listo su trabajo, véngase. Caracol. J. Nieto". Y fue un trabajo que duró 38 años.

ME ACUERDO  de mis maestros. No solo de la escuela y el colegio, sino también de mis maestros en radio y TV: Julio Nieto, Bernardo Romero Pereiro, Carlos Pinzón, Julio Sánchez, Otto Greffestein, T. París. José Antonio Vega, don Fernando Londoño, Chucho Álvarez. Es una lista grande de los mejores creativos y trabajadores de estos medios. Imposible nombrarlos a todos.

ME ACUERDO  de Radio 15. La emisora de los quinceañeros que lideró, de alguna forma, el cambio cultural de mitad del siglo XX, de los sesenta. Mi reto como director era actualizar a la juventud de lo que estaba pasando con la música en el mundo entero, quiénes eran los nuevos ídolos, de dónde venían.

ME ACUERDO  de esa lista: Beatles, Rolling Stones, Serrat, Paul Anka, Roberto Carlos y todos los que ustedes ya conocen.

ME ACUERDO de Harold, Lida Zamora, Óscar Golden, Ana y Jaime, Los Speakers, Los Flippers, en fin, de todos los ídolos nuestros, propuestos por Radio 15. Yo fui su productor artístico; Armando Velásquez y Harold, los arreglistas, y Eduardo Sánchez, el técnico de sonido. Todos triunfaron.

ME ACUERDO  cuando Pablus Gallinazus me trajo su canción Boca de chicle. Fue el primer gran éxito de Golden y del rock nacional.

ME ACUERDO  de las cartas poéticas que me enviaba Gonzalo Arango, el profeta del nadaísmo. Me acuerdo de "esta noche siento que mis mejores amigas son mi pluma y Radio 15". Era la época de la Nueva Ola en todas las artes, en todo el mundo.

ME ACUERDO del concurso para menores de 20 años Cuentos sin recompensa para quitarle el blanco al papel. El ganador fue Humberto Dorado, actor y director de teatro y televisión.

ME ACUERDO  de Las Vitaminas. Eran las bellas modelos de mi programa de televisión Estudio 15, que duró cuatro años con mucho éxito, muchas estrellas y muchos premios.

ME ACUERDO de varios grupos de baile que tuve. La Tropita de Asalto, Las Zanahorias, el grupo de Katy Chamorro. En ellos participaron, entre otras, María Eugenia Dávila y Amparo Grisales, que era quinceañera.

ME ACUERDO  de la minifalda y de los pantaloncitos calientes.

ME ACUERDO  de la gira de Milo a Gogo con todos los rockeros de moda que organizamos con Juan David Botero, de Cicolac, y que duró año y medio llenando todos los coliseos a donde íbamos.

ME ACUERDO  de algunos fanáticos que nos perseguían con tijeras para cortarnos el pelo por ser melenudos. A mí me lo cortaron todo.

ME ACUERDO  de los famosos artistas que tuve la oportunidad de presentar como anfitrión del programa. Entre ellos estuvieron Charles Aznavour, Serrat, Nino Bravo, Piero, José Alfredo Jiménez, Manzanero, Olga Guillot, La Sonora Matancera con Celia Cruz, Mercedes Sosa, Rocío Durcal y la lista se puede extender por páginas y páginas.

ME ACUERDO  que todos ensayaron y cantaron en directo en el Estudio 5 de Inravisión los martes a las 8:00 p.m., en el programa Estudio 15.

ME ACUERDO  de que también cantaban en el Hotel Tequendama. El empresario era don Jorge Valencia Torres, presidente de Atlas publicidad.

ME ACUERDO  de mi trabajo como copy del departamento creativo de Atlas y de Propaganda Época.

ME ACUERDO  de cuando se puso de moda el café concierto.

ME ACUERDO  de la época en que hicimos un programa de entrevistas con público y música. Veinte años después, a este formato lo llamaron talk show.

ME ACUERDO de Magda Egas. Ella fue la excelente presentadora de ese programa, que se llamaba, por cierto, Café concierto.

ME ACUERDO de que casi me caso con ella.

ME ACUERDO  de la primera vez que Julio Iglesias vino a Colombia. Los periodistas le hicieron rueda de prensa y coctel en el CPB. Y su saludo fue: "Estoy muy contento de venir por primera vez a América y poder conocer a los indios que viven aquí".

ME ACUERDO  de uno de los mejores momentos de mi trabajo en la música. Fue cuando viajé a Río de Janeiro para ver grabar dentro del estudio a Roberto Carlos. Me invitó la CBS por ser uno de sus productores artísticos.

ME ACUERDO de los Festivales de la Canción.

ME ACUERDO  del Festival de la Canción de Río, en el Maracanaziño. Allí llevé a Lida Zamora y Fabiano como cantantes. Y a Pacho Zumaqué y Armando Velásquez como directores de orquesta.

ME ACUERDO de que en ese Festival vi a Serrat estrenar su canción Penélope. En Río se congregaban los mejores: el Puma, Simon y Garfunkel, José José, Piero…

ME ACUERDO de que fui a casi todos los Festivales de la OTI y, como jurado, al Festival de Viña del Mar, en Chile.

ME ACUERDO  de Baila de rumba. Empezamos con disco y terminamos con merengue. Este programa me lo gocé 10 años. Bacanísimo.

ME ACUERDO  del día en que me retiré de mi trabajo en la música, porque me propusieron hacer humor en televisión.

ME ACUERDO  de que para mí hacer chistes me parecía un oso, como a los muchachos de la época.

ME ACUERDO  de los orígenes de Sábados felices, cuando era como un semillero de nuevos personajes: el Topo, el Mocho, el Bobo, el Negrito, el Paisa, el Gamín, el Embolador, el Albañil, hasta que llegó la caricatura infantil Jimy Modesto y gritó "¡Hola, qué tal! ¡Bestial, bestial!". Ahí arrancó el programa. Habían pasado ocho meses.

ME ACUERDO  de toda la gente que ha pasado por Sábados felices, admiro su talento, los quiero mucho, son mis amigos.

ME ACUERDO  de ‘Lleva una escuelita en tu corazón‘, de los viajes durante 20 años, de las trasnochadas grabando, de las anécdotas, de los miles de chistes. Pero para mí Sábados felices no es un recuerdo. Es presente.

ME ACUERDO  de mi secuestro, pero no me quiero acordar ahora.

ME ACUERDO  de mi elección como senador, pero para contarlo otro día.

ME ACUERDO  de cosas desagradables, pero para esas cosas no tengo memoria.

ME ACUERDO de que no me acordé de muchas cosas chéveres que quisiera contar… Pero ya no hay espacio. Perdón por el alzhéimer. Gracias.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.