Al ver estas fotos, cuesta creer que Ana Rivera fue educada en un colegio de monjas y que tuvo un hijo hace tan solo un año. Afortunadamente —para el bien de los lectores de SoHo—, ya se quitó todos los complejos de la educación católica y su cuerpo quedó intacto después del embarazo.
Ana es santandereana, se niega a decir cuántos años tiene y se graduó de comunicadora social con un promedio de 4,7. Trabaja desde niña, pues a su papá lo mató la guerrilla cuando tenía siete años, y ella decidió ayudar en su casa. En el colegio le decían ‘Sanandresito’, porque vendía chocolates y gomitas para comprar el uniforme de porrista, tenis nuevos y un maletín.
Ya de grande fue novia del futbolista paisa Mao Molina. Vivió en Estados Unidos y en México. Se casó y se separó cuando estaba embarazada. Fue modelo, Miss Mundo Santander, ganadora de la tercera versión del reality Protagonistas de Novela, presentadora en dos temporadas diferentes del programa El lavadero, de RCN, y actriz de producciones como La hija del mariachi y La marca del deseo. Ahora que forma parte de la serie de moda, El man es Germán, decidió destaparse. Y se lo agradecemos.


Las preguntas recurrentes que tienen mamada a Ana Rivera
(y que responde acá por última vez)


¿Es difícil ser madre soltera?
Sí, pero soy tan celosa que, para no compartir a mi hijo, decidí ser padre y madre a la vez.

¿Qué fue lo más duro de participar en Protagonistas de Novela?
Si el trago es el mejor embellecedor, el verano de cuatro meses de encierro en la casa estudio hace ver a todos los hombres mejores. La abstinencia fue muy dura.

¿Qué tiene que hacer un hombre para conquistar a una mujer tan bonita como usted?
Tiene que ser auténtico y original. Me aterra que me pidan el PIN, prefiero que se gasten el minutico, que se metan a un plan pospago.

¿Cómo le gusta el sexo?
Por la nariz y por la boca: si huele y besa rico, ya sabemos que el postre va a ser bueno.

¿A quién admira?
Ni a Uribe ni a sor Teresa de Calcuta. A Laura en América, la única vieja capaz de decirles a los hombres frente a la cámara que son unos descarados, y a Paquita la del Barrio, que llena estadios diciéndoles a los hombres que son “ratas de dos patas”.

¿Qué dietas hay que hacer para tener semejante cuerpo?
Ninguna en especial. A la hora de comer, depende de dónde lo coja a uno el hambre. Si es en el estadio, no se pide sushi, sino buñuelo con Pony Malta.

¿Es brava, como buena santandereana?
No puedo desconocer mis raíces: soy brava y mi antojo de embarazada era yuca con mayonesa.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

Contenido relacionado