Al escribir en SoHo sobre cómo es tener sexo con otro hombre lo que más me preocupaba no era salir del clóset, sino lo que fuera a pensar mi familia. Para ellos no era precisamente eso, pues ya lo sabían, sino lo fuerte que sería leer un artículo donde su hijo desnudara su relación en la cama con un hombre. Esto sería perturbador y ofensivo para ellos, y qué creen: así fue. Días después de la publicación encontré un correo electrónico donde me manifestaban su inconformidad, el ambiente estaba demasiado tenso. Aunque siempre me han apoyado en mi orientación sexual, en esta ocasión no fue agradable tocar el tema de su hijo gay ante los parientes y amigos que habían leído el escrito. Al final, cuando la tormenta se apagó, el respeto, amor y apoyo siguieron siendo la constante en nuestra relación.

Con Kmo, mi pareja desde hace casi tres años, la relación se fortaleció y él entendió que yo estaba fuera del clóset y valoró la seguridad que tuve para asumir mi homosexualidad y mis sentimientos hacia él: cada vez que leemos el artículo nos damos cuenta de que somos dos leones con ganas de devorarse. Y a mis amigos, algunos de ellos periodistas y escritores, les gustó mucho el tono, la fuerza y el estilo del texto. En mi trabajo pasó lo esperado: mis jefes y compañeros me respetan y valoran como soy.

El tema me preocupó cuando muchas personas de la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) empezaron a buscarme por Facebook y a enviarme mensajes con frases como "cada vez que leo tu artículo me caliento" o "quisiera ser tu león". Pero las cosas se pusieron densas en algunos bares y discotecas gay, cuando me preguntaban si había escrito en SoHo y decían cosas como "me encantó tu artículo, ¿me das tu e-mail para seguir en contacto?". Esas conversaciones se empezaban a poner escabrosas y mi nombre, sin darme cuenta, había tomado fuerza entre los gays. Para evitar acontecimientos bochornosos decidí no frecuentar estos sitios por un tiempo.

Finalmente todo terminó bien. Además de salir del clóset, desde febrero de este año dirijo con tres amigos un programa llamado Terraza Piso 89, en la franja cultural de Radio Diversia, la primera emisora de Colombia para la comunidad LGBT (www.radiodiversia.com). Ahora no escribo sobre fieras, hago felices a muchos hablando de mi tema favorito: la cultura.
 
Vea el artículo de Andrés Alegría en la edición 89

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.