Nicolás Uribe duerme rodeado por paredes blancas sobre las que no hay un solo cuadro. Lo único que le da color al lugar es Claudia, su mujer, esa misma a quien no se cansa de pintar. No es que lo hayan recluido en un hospital psiquiátrico por esos impulsos que a veces tiene (un día se tragó por curiosidad una cucaracha que le salió en el pan), sino que debe mantener su trabajo fuera de su cuarto para no perder la cabeza. Al fin y al cabo todo el día, y desde hace ya más de diez años, se enfrenta a los colores de su paleta para retratar con gran precisión a personalidades como Andrés Pastrana y Noemí Sanín, y sobre todo para plasmar el sufrimiento y la condición humana en sus impecables desnudos. Gracias a esa combinación de disciplina y talento no solo logró graduarse con honores del School of Visual Arts, en Nueva York, ganarse varios premios nacionales e internacionales y exponer en galerías de lugares desde Nueva York hasta Japón, sino ser hoy, con solo 28 años, uno de los artistas colombianos más prometedores. Si no nos cree vea sus obras en www.uribearts.com, écheles una mirada a las ilustraciones que hizo el mes pasado en SoHo de las tres historias de amor que publicamos o vaya a la exposición que hará en la Quinta Galería (calle 70A N° 5-67) desde el 24 de noviembre. Terminará cediendo a la tentación de comprarle una o más obras. Por amor al arte o inversión, apuéstele sin miedo a Uribe. El pintor.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.