Sí, ¡13!: el mayor número de anotaciones de un jugador en un solo partido. Es excelente tener un récord mundial, pero uno quiere siempre anotar frente a equipos de clase mundial.

Mi nombre es Archibald Gerald Thompson, pero si preguntan por mí, todos me conocen como Archie. Nací en Nueva Zelanda hace 35 años, y vivo en Melbourne, Australia, país del que soy nacionalizado. Debuté como profesional en 1995 y vestí por primera vez los colores de los ‘Socceroos’, la selección australiana, frente a Colombia, en febrero de 2001, en un partido amistoso que perdimos 3 a 2. Quién iba a pensar que apenas dos meses después iba a inscribir mi nombre —y con mayúsculas— en la historia del fútbol.

Sucedió en un juego por la eliminatoria para el Mundial de Japón-Corea 2002, aunque pareció más un partido de barrio, de esos de los primeros años de colegio. La noche del 11 de abril de 2001, en la ciudad costera de Coffs Harbour, el encuentro terminó 31-0 a favor de nosotros, los locales, y yo hice los famosos 13 goles. El escandaloso marcador es el más abultado en la historia de partidos entre selecciones.

No recuerdo ninguno de los goles en particular. Solo sé que quería seguir anotando más y más porque tenía la ilusión de clasificar a la Copa del Mundo. Luego quedaríamos fuera de ese Mundial tras caer con Uruguay en el repechaje, pero esa es otra historia. La gente me pregunta si en algún momento sentí lástima por el otro equipo, pero, la verdad, no; siempre pensé en mi deber como delantero, nada más. Hay personas que también quieren saber si tuve la posibilidad de hablar con alguno de los jugadores contrarios al final del encuentro; tampoco.

He marcado más de 150 goles en mi carrera, jugué 51 partidos con Australia, y con la selección anoté 28 goles, casi la mitad en aquella memorable noche en Coffs Harbour. Sin embargo, ese no es mi único récord, tengo varios. Pocos fuera de Australia saben que soy el jugador que más goles ha marcado en la liga de ese país: 78. Además, soy el primer y único futbolista en alcanzar 150 actuaciones con mi actual equipo, el Melbourne Victory, uno de los dos clubes de la capital del estado de Victoria. También cuento con la marca de más anotaciones en un solo partido del campeonato local: la conseguí en la final del torneo del 2007, cuando le hice cinco goles al Adelaide United. Es un honor tener todas esas marcas, especialmente la de los 13 tantos, pero acepto que me queda faltando algo: hacerle un gol a un equipo grande, podría ser un suramericano, como Colombia o Argentina.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.