En un corto viaje que hice por la puerta del llano (nunca he estado conforme con este calificativo) me topé con hermosos paisajes y seguí encontrándome con la gastronomía colombiana. Recorrí las cercanías de Villavicencio, y muy cerca, en Cumaral, probé una ternera a la llanera típica de la región y con un sabor que difícilmente podemos encontrar en otro tipo de preparación. Aprovechando la cordialidad un poco distante de los llaneros, me dispuse a preguntar los secretos que puede tener este plato tan especial. Una de las grandes bondades de la "mamona", como también la llaman, es que se trata de animales muy jóvenes, lo cual les da una especial terneza y sabor y nos permite a los reconocidos carnívoros disfrutar de distintos sabores de acuerdo con lo que nos sirva el experto asador, porque esta carne no es servida con los cortes que conocemos. Esta carne tiene una preparación muy especial. Se disponen grandes trozos de carne, de acuerdo con su nivel de cocción se acercan o se alejan a las brasas que regularmente son de madera, y no de carbón como se hace en otras partes. Un dato para resaltar es que a la carne solo le agregan sal y candela (como dicen ellos), lo cual corrobora que a una muy buena materia prima no es necesario agregarle nada, y el término no existe porque parece siempre el apropiado, por su buen sabor y suavidad.

Encontré a su vez unos chorizos muy interesantes en La Cuncia, en la vía Granada - Acacias, un sitio donde todos los metenses, o más exactamente los villavicenses, van a disfrutar de la gastronomía local. Estos chorizos tienen un color rojizo y se ahuman al aire libre con leña, tienen ese recio sabor del llano y se acompañan de un muy especial limón mandarino, muchos llegan y disfrutan de un par de chorizos o los llevan para prepararlos de onces, en sus casas.

En la vía al centro geográfico del país, Puerto López, me topé con uno de los sabores de infancia que más recuerdo. Yo lo conozco como queso de mano y aquí se le dice siete cueros. Es un queso redondo muy delgado y blanco, que va acompañado de un rico arequipe o panelitas que lo hacen muy interesante por lo contrastante de los sabores.

Cada una de las regiones colombianas tiene especiales atractivos gastronómicos que en muchos casos no conocemos y ese desconocimiento es acompañado de un espíritu de poca aventura, porque ni siquiera nos arriesgamos a probar, lo que deja en el olvido nuestras tradiciones y esencia. En un país con mayor posibilidad de recorrerlo, arriésguense por la gastronomía de la zona que visiten y deléitense con los sabores de nuestros antepasados, tal vez en esa cocina podamos encontrar nuestra verdadera identidad.

Ya saben dónde encontrarme: calle 69A # 6-19 Tel: 3130652 y escriban a buena_mesa@hotmail.com

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.