Ese día, en plena temporada del 2001, enfrentábamos al Mallorca en las Islas Baleares y yo jugaba como delantero titular del Villareal. Aún no había anotado un solo gol en la Liga de las Estrellas y ese día lo hice, pero tristemente confieso que no me acuerdo de nada.

Como cualquier otro partido tenía las ganas de siempre y quería hacer un buen juego para consolidarme en el fútbol español. La jugada, según me la han contado, sucedió en los primeros 15 minutos del primer tiempo. En un momento del partido observé que el tablero digital anunciaba Mallorca 0 - Villareal 1. A mi lado estaba el defensor rival Olaizola y le pregunté por qué decía ese marcador. Él, con cara de asombro, me contestó: "¡Porque ganan!". Y yo le pregunté: "¿Y quién hizo el gol?". Nuevamente con su misma cara de asombro Olaizola me dijo: "¿Me estás jodiendo?". Le contesté que no, le dije que no recordaba nada y él de inmediato me dio la noticia: "¡Pues hombre si el gol lo has marcado tú!".

Del asombro pasé a la alegría y a la incertidumbre. No sabía cómo había sido la jugada, nunca vi cómo ese balón entró en la red y, lo peor, no pude celebrar un gol que no recuerdo.

A los 40 minutos del primer tiempo me sacaron porque me sentía mareado. El médico del club me dijo que el balonazo en la cabeza había sido muy fuerte y me puso en observación. No fui a la clínica y ya en el hotel pude ver por televisión la jugada del gol. Pensé que no era yo. En medio de un fuerte rechazo en el área recibí un balonazo en la cabeza y simplemente el balón se devolvió y se metió dentro del arco del Mallorca. Caí al suelo, me paré y seguí jugando, pero no sé a los cuántos segundos me di cuenta de lo ocurrido.

Cuando regresé a mi casa ya me sentía mucho mejor. Mis compañeros y el técnico estuvieron pendientes de mi recuperación pero todo seguía dando vueltas en mi cabeza.

Aún hoy siento frustración por esa jugada. En Villareal no tuve una campaña brillante y me quedé con ganas de triunfar. Al poco tiempo dejé el club ya que no me llevaba bien con el técnico Víctor Muñoz.

Me fui a México en donde me fue muy bien y me consolidé como un gran goleador del Atlas. Demostré un compromiso absoluto y anoté goles muy bonitos que afortunadamente sí recuerdo y jamás voy a olvidar.

Decidí retirarme el año pasado y ahora estoy dedicado al mundo de las carreras de carros como piloto. Disfruté mi profesión de futbolista y ahora quiero dar todo de mí en el mundo de las carreras, mal que bien, acá sería frustrante ganar una carrera y no acordarme del podio.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.