En el colegio fui caricaturista aficionado. Dibujaba a mis compañeros y profesores. Luego estudié en la Facultad de Arquitectura y allá fue donde me llamaron por primera vez Carlín. Cuando comencé a publicar caricaturas en Monos y Monadas, una revista de sátira política, firmaba Tovarich. Pero fue por muy poco tiempo, luego me cambié a Carlín. Mi nombre real es Carlos Tovar. Llevo 40 años haciendo caricaturas y en 2009 recibí el Premio Periodismo y Derechos Humanos.

Dibujo en las mañanas, para liberarme del estrés y tener la tarde libre. Como en los libros que he escrito propongo la jornada laboral de cuatro horas como la solución a la crisis mundial, trato de no dedicar más de cuatro horas diarias al trabajo remunerado. Colaboro con la revista cultural Puente, del Colegio de Ingenieros, con dibujos de humor sobre temas de tecnología, ambiente y urbanismo.

Lea También: Tres imperdibles de la novela gráfica

Hice este dibujo porque me provocaba hacerlo, no porque obedeciera a un encargo ni a una publicación, aunque una vez terminado lo entregué a mi amigo Lorenzo Osores, que por entonces publicaba la revista El Salvaje Ilustrado, para que apareciera en el cuarto número, el mismo que, como suele suceder, nunca llegó a salir. Tiempo después lo escogí para la portada de mi libro Especímenes, que fue una recopilación de mis caricaturas-retrato sobre personajes del mundo del arte, la cultura, el espectáculo y el deporte.

Una impresión de aproximadamente 70x50 centímetros fue exhibida en el Centro Cultural de la Cancillería peruana, como parte de la muestra sobre el humor en el arte gráfico, en 2010. Como todos los días publico una caricatura política en el diario La República, de Lima, el dibujo de los Rolling Stones fue avanzando poco a poco, durante mis ratos libres, y creo que tardé alrededor de un mes en acabarlo. Puse todo mi empeño en la precisión de los detalles, para conseguir un efecto hiperrealista, tanto en la piel de los músicos como en la textura de las telas y el cuero de sus vestimentas. Por eso lo considero mi mejor trabajo.

Lea También: La mejor caricatura de Montt

Fue realizado íntegramente en la pantalla de una Wacom Cintiq (por entonces tenía una de 15 pulgadas), en el programa Photoshop, y a partir de dos fotografías del famoso grupo de rock. Combiné ambas, porque en la primera de ellas, que era la mejor, Ron Wood aparecía de perfil, y preferí, entonces, tomar su rostro de la segunda fotografía, donde aparece como se lo ve en la caricatura.

Para quien tenga mayor interés en los detalles del proceso, publiqué un tutorial en mi blog Carlincaturas. Aquí haré una breve reseña del método de trabajo.

Comencé por elaborar el bosquejo, de la misma manera como se realiza usando un lápiz suave sobre una superficie de papel, para lo cual utilicé una brocha de contorno difuso y con opacidad baja, para conseguir un trazo suave, similar al del lápiz.

Tracé máscaras de selección de las áreas de piel (para quien no esté familiarizado con Photoshop, digamos que es un proceso parecido al enmascarado que se usa para trabajar con aerógrafo), y fui pintando una por una. Primero apliqué un baño uniforme de color piel. En segundo lugar, con la herramienta de sombreado, fui aplicando las sombras, empezando por las áreas más grandes de oscuridad, usando para ello una brocha tipo aerógrafo de diámetro muy ancho, y continuando con áreas cada vez más pequeñas, hasta llegar a los mínimos detalles, rematados con una brocha más fina. Después del sombrado apliqué las luces, con la herramienta de iluminación, y de la misma manera, empezando con una brocha ancha para las áreas grandes, y terminando los detalles más finos con una brocha pequeña. 
Lea También: La mesa donde se sentaba Roberto Fontanarrosa con sus amigos a conversar

Para los cabellos y la ropa seguí el mismo procedimiento: crear la máscara, aplicar el color plano, luego sombrear y, finalmente, iluminar.

Para terminar, pinté el fondo con un color gris plano, sobre el cual, con una brocha de aerógrafo muy difusa y muy ancha, apliqué los matices de sombra que se ve hacia los bordes.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.