No desear a la mujer del prójimo es un mandamiento que no se puede cumplir con Carla, sobre todo si ese prójimo es Nicolas Sarkozy, presidente de Francia y uno de los hombres más poderosos del mundo.

 No se sabe si están casados (medio mundo dice que sí, ellos afirman que aún no), lo cierto es que todos se enteraron de su romance cuando se les vio pasar juntos por Eurodisney, a las afueras de París. Sarkozy se divorció en octubre y comenzó a cortejar a Carla en noviembre, aunque un hombre normal hubiera hecho todo lo contrario: cortejarla desde octubre para después divorciarse en noviembre. Pero la hermosa Carla no es ningún ángel, más allá de que luzca como uno de ellos. Hija de un multimillonario y una concertista de piano, incursionó en el modelaje por gusto antes que por necesidad. Nació en Turín, pero por amenazas a su familia se trasladó a Francia cuando tenía apenas cinco años.

Hace un año, Bruni dijo en Le Figaro que se aburría con la monogamia. Le gustan famosos millonarios y poderosos, por eso ha salido con Eric Clapton, Mick Jagger, Donald Trump y Kevin Costner. Y cuando salió con un hombre de bajo perfil (en comparación a la lista ya mencionada, claro), terminó teniendo un romance y un hijo con el hijo de este. Antes del modelaje estudió arquitectura, pero no ejerció; luego de modelar incursionó en la música con dos discos de relativo éxito y después de la música conoció a Nicolás, con quien estuvo las pasadas vacaciones en el Medio Oriente.  Si todo sigue como está planeado, o si los rumores son ciertos, Bruni será la tercera esposa de Sarkozy y, sin duda, la primera dama más deseada del mundo.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.