Yolanda Emiliani Román y Piedad Gómez Román, primas de mi abuelo, fueron reinas de Colombia en representación del departamento de Bolívar. Y mi mamá, Luz María Osorio, fue Señorita Antioquia en 1973. Quedó de primera princesa, pero como la virreina de ese año se casó la enviaron a ella en representación de Colombia al Miss Mundo que se llevó a cabo en Londres, en 1974.

Con estos antecedentes parecería lógico que yo quisiera seguir sus pasos. Sin embargo, no me veía como modelo, reina o presentadora. Lo que quería y con lo que en verdad soñaba era con ser veterinaria o arquitecta. Desde que era niña, los animales han sido mi debilidad, y la construcción y la división de espacios siempre me ha llamado la atención. Un viernes, Yoryany Gómez, mi vecina y mejor amiga, me pidió que la acompañara a un casting. Ella era modelo y vivía en la casa de enfrente en el barrio La Flora, en Cali. Yo tenía 16 años, estaba en noveno grado en el Colegio Sagrado Corazón de Jesús y como no tenía nada que hacer acepté su invitación.

El casting era para escoger las modelos que participarían en un desfile de la colección de la diseñadora María del Mar Zambrano, una payanesa que tenía su estudio en Cali. Cuando llegamos, la persona que estaba haciendo la selección me preguntó si yo iba a participar. Le dije que no, que solo estaba acompañando a una amiga. El encargado me dijo que yo podría participar también porque era alta y flaca. Pensé que no tenía nada que perder y acepté. Me pagaron 80.000 pesos. Desde ese día mi vida cambió. Llevo 14 años dando lora y soy muy feliz. Así que no me queda más que agradecerle a Yoryany por haberme pedido el favor de acompañarla a un casting, un viernes en la tarde, después del colegio. Cabe aclarar que a ella también la escogieron ese día como modelo y hoy vive feliz en Roma, Italia, con su esposo e hijos.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.