La ONG ambientalista Greenpeace denunció la masacre de decenas de venados de páramo en zonas aledañas al Parque Nacional Natural. Los cadáveres de los animales sacrificados fueron encontrados por activistas de dicha organización que están en la zona para intentar impedir proyectos mineros que se adelantan en la región. Según un portavoz de Greenpeace que no quiso revelar su nombre, la masacre fue perpetrada por delincuentes al servicio de compañías mineras interesadas en explotar ricos yacimientos de oro en jurisdicción del parque y que pretenden devastar la zona para que sea sustraída del territorio del parque y, de paso, desplazar a los campesinos que ocupan predios donde se encontrarían los yacimientos del preciado metal.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.