Mientras tanto, se peina el pelo, que previamente se ha comprado en peluquerías, cuidando siempre que no sea tinturado, y que sea largo y liso (paso que se obvia si se trata de pelo sintético).
Una parte del pelo seleccionado va a un telar muy similar a los usados para tejer hamacas. Allí se hacen tiras lo suficientemente largas como para luego enrollarlas y pegarlas en una tela de encaje que recubre perfectamente el sector calvo de la cabeza (estas tiras parecen flecos muy delgados, como de chaquetas tejanas). El resto de pelo se teje uno por uno en una silicona que se usa para simular el cuero cabelludo. Finalmente, al coser todos los pelos, se pegan la silicona y el encaje a un plástico para poder ponerle cinta doble faz. La cinta tiene como función que el bisoñé quede pegado y así el comprador pueda olvidarse de su calvicie. al menos por un par de días, cuando hay que quitarse el bisoñé para lavar la cabeza y cambiar las cintas. La otra forma de ponérselo es coser los pelos del bisoñé a los pelos de la cabeza con unas pinzas especialmente hechas para este proceso.
¿El costo de un bisoñé? Depende de qué tanto haya avanzado la calvicie del dueño -lo cual determina el tamaño del adminículo-, pero el más costoso no pasa de $500.000.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.