Para hacer un condón de látex es necesario mezclar el látex puro con estabilizadores, antioxidantes y químicos vulcanizantes, elementos que ayudan a darle su textura final. Cuando el látex está a la temperatura adecuada se pasa a una máquina con varios recipientes con forma de falo que se sumergen en la mezcla y giran a diferentes velocidades que determinan las medidas del condón (el tamaño promedio es de 18.5 cm de largo, 5.2 cm de ancho y 0.05 mm de espesor). De allí, los falos se llevan a un horno donde el látex crudo se convierte en látex resistente, y de ahí se pasa a la etapa de 'estabilización', donde se expone el condón a la temperatura ambiente y, gracias a unos cepillos enrrolladores, adquiere la popular forma de 'anillo'. Una lavadora industrial asegura que estén libres de residuos químicos y luego se secan en una máquina centrífuga como la de los laboratorios de química de los colegios, pero mucho más grande. Lo último es lubricarlos, dependiendo del tipo de condón y sus condiciones de sensibilidad.


El proceso para hacer un condón es de aproximadamente un minuto, así que una fábrica puede producir semanalmente de 30 a 40 mil condones. Aleatoriamente, algunos de ellos se someten a pruebas de resistencia como parte del control de calidad que exige la norma ISO-4074 (resistir 300 ml de agua, 18 litros de aire y 1 kp de presión sin romperse). Cualquier otro tipo de 'prueba' corre por cuenta de las habilidades y destreza del usuario.

Los condones más raros del mundo 



PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.