Lucho es el único paciente que he visto sonreír sin complejos y sin dientes. Fue cuando ya había sido concejal y lo trajeron a mi consultorio los productores del programa Cambio extremo para que iniciara un tratamiento de rehabilitación oral.

Cuando él era niño perdió casi todos sus dientes en un accidente y desde entonces utiliza lo que llamamos una "chapetica" o caja de dientes, algo muy primario y elemental. Con el paso de los años le tocó adaptarse a todo para poder comer y hablar. Muchas veces me contó que le tocaba tragarse entera la comida porque no podía triturar los alimentos y tampoco se le entendía lo que decía, pero él se adaptaba a todo.
Durante mi carrera he tenido casos complicados, pero el del concejal Lucho ha sido uno de los más difíciles. El tratamiento consistió en 5 cirugías de encías y 6 tratamientos de conductos; le saqué 4 raíces abandonadas e inservibles, se le colocaron 4 implantes de titanio dentro del hueso maxilar, 12 coronas arriba y 12 abajo y, por supuesto, se le realizó un diseño de sonrisa.

Siempre ha sido un paciente muy descomplicado que muchas veces no tenía problema en quitarse la caja de dientes para llegar completamente mueco a mi consultorio. Además era muy folclórico, llegaba tres horas antes o tres horas después de la cita, y lo hacía con la esposa y los hijos. Se ponía a charlar en la sala de espera, hacía reír a los otros pacientes y no tenía inconveniente en llegar algunas veces ‘prendido‘. Eso sí, nunca armó un problema.

Cuando le hice el tratamiento era hiperactivo en la silla de trabajo, se movía mucho y preguntaba muchas cosas. Nunca le llamé la atención, soy muy tranquilo y en otras manos hubiera recibido un regaño.

Aún Lucho es mi paciente, viene a controles y adquirió la cultura de cuidarse lo que tiene en la boca. Ahora quiere que siga atendiendo a su familia y no tengo problema en darle una atención especial, porque le tengo cariño.

El ex concejal embolador es un personaje y hoy, cuando toda su dentadura está rehabilitada, su sonrisa ayuda a que su alegría sea mayor, y eso contribuye a que se tome más en serio su vida.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.