Lo conocí en Millonarios en la época de los ochenta antes de mi viaje a Alemania. Él quería ingresar a niveles profesionales a través de su relación con los directivos de Millonarios. No teníamos una amistad cercana pero compartimos algunos momentos. Lo que sucedió entre nosotros fue algo muy famoso en los años 87, 88 y 89, cuando el arbitraje colombiano se vio involucrado en grandes escándalos y él fue uno de los protagonistas de estos hechos. Se habló de compra de árbitros, de compra de futbolistas y yo presenté las pruebas a la justicia deportiva y luego a la penal.

Cuando yo era técnico de Santa Fe y él de Millonarios se pudo probar que en cerca de cinco oportunidades compró al arquero cardenal, a quien se lo dije de frente y me pidió perdón. Después, a la una de la tarde, antes del clásico capitalino que definía parte del título, le mandó ofrecer un millón de pesos a un jugador nuestro por intermedio de un muy conocido entrenador del fútbol colombiano que ambos conocíamos. Ahí empecé a enfrentar la situación, recolecté pruebas y las presenté. Las grabaciones que tengo en mi poder y que algún día publicaré en un libro, que están en la propia voz de árbitros, son prueba fehaciente de los hechos gravísimos que sucedieron en el fútbol colombiano. Muchas veces no lo creyeron los dirigentes, pero las pruebas son muy claras.

Nunca más tuve una conversación con él. En alguna oportunidad, cuando regresaba del Mundial de Italia 90 en un vuelo comercial, el narrador Marco Antonio el 'Emperador' Bustos me dijo que me quería presentar a un amigo, y era el 'Chiqui'. De inmediato le dije que no teníamos nada de qué hablar, que éramos como el agua y el aceite y que no nos podíamos acercar nunca.

He dicho que es muy difícil que pueda llegar a un entendimiento con él. Lo dudo totalmente. Para empezar, él tendría que devolverme lo que me quitó: el título del 87. Olvidar, de pronto; perdonar, no.

¿Cosas que pueda admirar del 'Chiqui' García? El manejo que les da a las relaciones con los directivos a quien llama, manda regalos e invita a reuniones sociales. Eso "admiro" de él, es muy rápido y vivo para eso. Hasta a sus enemigos los llama a saludarlos e invitarlos para congraciarse con ellos. Ese no es mi carácter ni mi temperamento.

Un gran defecto que tiene el 'Chiqui' es que nunca mira de frente, siempre mira de abajo para arriba. En una oportunidad un directivo del Alianza Lima lo conoció en una comida, a los diez minutos me llamó y me dijo: "Ya sé quién es el 'Chiqui', es el señor que no mira de frente".

Me lo he encontrado en alguna oportunidad, en un hecho esporádico o en una reunión de técnicos y le he brindado la mano, nada más. A mí me gustaría preguntarle si alguna vez yo le he hecho algo malo en su vida personal o profesional, por el contrario siempre reconocí, sobre todo en el comienzo, que era un buen hombre que trabajaba en el fútbol.

Conozco sus equipos, sé cómo los maneja, le gustan los jugadores veteranos. Tiene una virtud "extraordinaria" que yo no podría tener por mi personalidad: antes de los partidos llama a los jugadores rivales que él ha tenido o que son sus amigos, eso me lo han contando los mismos jugadores. Eso no lo he podido entender. ¿Por qué lo hace y bajo qué criterio?

Es muy difícil que podamos congeniar, compartir o cruzar palabra. Somos de temperamentos totalmente distintos. Soy un hombre de principios, de honestidad y de oficio. Me cuentan que él en los entrenamientos se la pasa hablando por celular y les dice a sus asistentes que le lleven café a la cancha. Yo en mi vida permitiría algo así.

En alguna oportunidad llegó a trabajar al Perú, donde yo había tenido un logro y un reconocimiento. En aquella ocasión solo le pedí que viniera a representar a nuestro país de la mejor manera y que no fuera a actuar con fechorías.

El consejo que le daría es que el mundo tiene que cambiar y uno debe hacerlo. Lo que más me preocupa es que pueda continuar en el mismo camino y con los mismos actos ya que "Vaca vieja no olvida el portillo". Como siempre, le deseo lo mejor y que tenga éxito como lo quiera tener. No lo odio, al fin y al cabo es un colega que ha dirigido clubes muy importantes que yo he tenido el honor de dirigir, y que no me gustaría que su escudo quedara manchado.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.