Siempre pensé que los más regionalistas de nuestro país éramos los paisas. Pero tras escribir un texto de humor en contra de los costeños, esa idea hoy se ha venido a menos y fue un artículo que marcó la historia de SoHo. El objetivo de armar un círculo del odio regional en donde paisas, rolos, caleños y costeños nos "cantáramos la tabla" diciéndonos nuestros defectos, no era más que un simple ejercicio retórico de humor.

En noviembre de 2007, en la edición 91, que tuvo como portada a Karen Martínez, se publicó el artículo. Al cabo de dos días ya en Facebook existían siete grupos en contra de la revista. El más grande de todos: "Protesta contra la revista SoHo por hablar mal de la costa" cuenta hoy con 15.796 usuarios, también aparecieron otros grupos con nombres como "Odio a Andrés Ríos y a la hijueputa revista SoHo" y "Comunidad costeña indignada por artículo de la revista SoHo". Recibí insultos de todo tipo, amenazas de todos los tamaños y hasta un grupo de periodistas costeños quería montar una campaña en contra de la revista.

En la página web de SoHo se rompió el récord que ostentaba el desnudo de Amparo Grisales. Al día de hoy mi artículo suma 132.220 page views y 5.920 comentarios, algo que no me cabe en la cabeza para un texto tan sencillo. Después del artículo he ido un par de veces a la costa sin mayores problemas, en una que otra parranda vallenata me ha tocado explicarles el sentido del artículo y afortunadamente nada ha pasado a mayores y, como suele suceder con los costeños, terminamos mamando ron y pasando bueno.

Desde que estaba en el colegio estudié con costeños, en la universidad tuve novia costeña y curiosamente también he trabajado con algún samario, barranquillero o guajiro. Varios de mis mejores amigos son de esta región y precisamente fueron ellos con sus costumbres, su forma de ser y modo de vida los que me ayudaron a escribir un texto que solo buscó reflejar una imagen de la que a veces es sano reírse. Eso era todo y espero que por fin se entienda.
 
Vea el artículo de Andrés Rios en la edición 91 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.