Cuando Daniel Álvarez escribe su nombre nunca pone su segundo apellido, y cuando habla de su mamá se refiere a ella por su nombre de pila; pero no por eso es menos hijo de Fanny Mikey, solo que nunca ha tratado de sacar de ello beneficios, él prefiere mantener un bajo perfil. A Daniel tampoco se le pasó por la cabeza ser actor como ella, pues desde chiquito supo que prefería estar tras bambalinas y no sufrir de ataques de pánico, pero igual escogió una carrera afín y decidió dedicarse al cine. Hace unos diez años comenzó a grabar a Fanny, filmando escenas de su vida diaria, pero sin tener un propósito específico, hasta que en el 2003 tuvo la idea de hacer un documental sobre cómo ella hacía que la tarea titánica de organizar el Festival de Teatro pareciera un juego de niños. Más adelante, cuando le ayudó a preparar la obra autobiográfica
 
A Fanny lo que es de Fanny, Daniel decidió ampliar el alcance del proyecto y convertirlo en la historia de la vida de su mamá. Luego, hace un año, "pasó lo que pasó", dice Daniel y trata de explicar, "Fanny se fue en su viaje", y él pensó que este era el fin del proyecto del documental. Pero dicen que a veces la inspiración llega durante la adversidad, y mientras Daniel desarmaba la casa de Fanny, encontró las agendas viejas y las cartas de la juventud de su madre. Así, el documental sobre "la reina del teatro" estará listo antes de que se acabe este año. Justo a tiempo, aunque no esté ligado a este, para el primer Festival de Teatro que se celebrará sin Fanny, y sobre cuya memoria girará toda la edición y donde el invitado especial es el Teatro de Catalunya e Islas Baleares.

P.D. Un secreto para disfrutar el Festival es ir comprando de una vez, y en las tiendas de Juan Valdez, el abono Tarjeta Primera Fila con el que uno puede escoger sus obras preferidas y las locaciones que quiere, y además recibir toda clase de descuentos y cortesías especiales.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.