Antes que nada tengo que confesar —con algo de culpa, no lo niego— que jamás me preocupé demasiado por mis músculos hasta cumplir los 40. Mi nombre es Andrés Vargas, soy abogado y trabajo en una firma desde hace ya varios años. Quizá porque soy casado, tengo una familia y suelo dedicarle bastante tiempo al trabajo, jamás tuve demasiado en cuenta el ejercicio. Pero, por fortuna, nunca es tarde para arrepentirse. (Ejercicios para fortalecer el pene)

Una visita al médico prendió las alarmas. A grandes rasgos, el doctor me hizo caer en cuenta de la importancia que tienen los músculos en la vida cotidiana; quizá damos por sentado que siempre nos responderán, pero el hecho es que, a partir de cierta edad, comienzan a debilitarse. Yo empecé a sentirlo, de a poco: alzar algo pesado o levantarme me empezó a costar un poco más. Fue entonces cuando me explicaron que el cuerpo está compuesto por más de 600 músculos que se conectan entre sí para ejecutar actividades tan sencillas como parpadear, y que, además, está dividido en tres grandes áreas: extremidades superiores, zona abdominal y extremidades inferiores, cada una con músculos que cumplen funciones específicas para el día a día.

Para contrarrestar la pérdida de masa muscular y fuerza, me puse manos a la obra y arranqué con el ejercicio. Poco a poco, claro: con ejercicios sencillos y sin sobreactuarme. Además, lo complementé con una alimentación balanceada, e ingiriendo algunos suplementos alimenticios. En cualquier caso, ese cuento de que uno no tiene tiempo es pura carreta: siempre hay espacio para todo, pero muchas veces nos gana la pereza. Así que desde hace ya unos años dedico al menos media hora diaria, tres días a la semana, a ejercitarme regularmente y ya he tomado una rutina que me ha cambiado la vida. Además, alimentarme bien me ha servido para sentirme mejor. (Los errores que cometen los hombres al hacer ejercicio)

Supongo que, para terminar, debo decir lo obvio: el ejercicio después de los 40 me ha cambiado la vida. No solo me ha ayudado a estar más saludable y sentirme mejor, sino que mis músculos lo agradecen. Así que ya lo sabe: nunca es tarde para arrancar. Le aseguro que una vez lo haga no podrá detenerse. (Ejercicios para bajar la barriga y mejorar su vida sexual)

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.