Tal vez no se lo lleve a la mesa María Adelaida Cuello directamente, pero casi como si lo hiciera. Nacida en Valledupar, se mudó a Bogotá para estudiar Administración de Empresas. A IBM entró a hacer las prácticas y se quedó trabajando siete años. Luego se fue a Australia, vivió en Brisbane y Sydney y estudió un diplomado en negociación. Volvió a Colombia porque la tierra llama y de vuelta por estos lados fue secretaria privada del Presidente de la Cámara de Representantes. Ahora está al frente de Diletto, que no es otro lugar donde se vende café y ya. Todo en Diletto es único, desde la decoración, hecha exclusivamente para los seis puntos de venta —todos en Bogotá, entre las calles 70 y la 109—, hasta el café. Mejor dicho, especialmente el café, preparado con producto colombiano de exportación, pero con técnica italiana. Diletto es el verdadero capuchino así no lo grite a los cuatro vientos; su calidad habla en su lugar. En un mundo lleno de colas para todo, Diletto las abolió; el café llega directamente a su mesa y eso también hace la diferencia. El café está servido, tómeselo antes de que se enfríe.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.