Faltó un Carlos para que Antonio se dedicara a otra cosa. Si en vez de llamarse Antonio Vélez se hubiera llamado Carlos Antonio Vélez, estaría hablando de fútbol en un canal de televisión. Pero para gloria de la especie humana, a Antonio le castraron el Carlos, y no es comentarista sino filósofo. Bueno, en realidad es ingeniero electricista de la Bolivariana de Medellín, pero no ejerce, salvo que necesite reparar un electrodoméstico en casa. A él no le importa esperar, porque cada vez que le llegan tarde a una cita, él se pone a pensar. Y por suerte vive en Colombia, país de gente incumplida, porque de tanto esperar ha publicado varios libros, los dos últimos con Villegas Editores. Homo Sapiens es el último de ellos, donde mira con lupa al hombre, que se ha autoproclamado como el último eslabón de la cadena evolutiva. Son un centenar de páginas que usted no querrá parar de leer.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.