De la mujer que se vengó de los hombres del régimen de Adolf Hitler que la violaron durante la Segunda Guerra Mundial se sabe poco: que fue una enfermera de un hospital local de la ciudad checa de Bohemia, al sur de Trebon, y que decidió acostarse con soldados nazis para contagiarlos de las enfermedades de transmisión sexual que le dejaron las violaciones.


Nunca se supo el nombre de la mujer. De hecho, en su momento la población la tildó de prostituta y colaboradora del movimiento nazi hasta que los alemanes con los que se involucraba sexualmente empezaron a desaparecer y a morir. La Gestapo (policía secreta nazi) envió un agente a investigar lo que estaba pasando, la descubrieron y la mataron de un disparo. 

La enfermera inició su venganza sexual con los soldados heridos que le asignaron durante la ocupación de Trebon, en 1938.
 


Karel Friml, un abogado jubilado de 79 años, quien actualmente vive en la casa que alguna vez fue de la mujer, decidió hacerle un homenaje con una placa conmemorativa en la fachada de la vivienda. “Por desgracia no sabemos su nombre exacto porque el tiempo y los recuerdos no han podido preservarla, pero sus actos fueron su propia resistencia por la violación de su país y la suya propia», declaró Friml al diario británico Daily Mail.

La historia de la enfermera es popular entre los habitantes checos de esa región, quienes, en su mayoría, la consideran una heroína.
 
Con información de www.dailymail.co.uk

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.