A esta veinteañera bogotana, la menor de tres hermanos, le gusta pasarla bien. Mejor dicho, es una típica representante de la generación de los Millennials: jóvenes adultos amantes de la tecnología, liberales y hedonistas. Dice que le gusta vivir a su ritmo y a su manera, y se define como “excéntrica”. Colecciona calaveras y vestidos negros, y disfruta de cosas como “el cielo, el fuego, los anillos, el chocolate y los pequeños detalles”. Es bastante abierta respecto a varios temas polémicos, como —sí, adivinó— la legalización de la marihuana. Por eso, conversamos con ella sobre trabas y porros.

Entre sus conocidos y la gente de su edad, de acuerdo con su propia experiencia, ¿qué tanto se consume marihuana?

El 50% fuma y el 50% no lo hace.

¿Cómo perciben sus amigos esta sustancia?

Creo que entre la gente joven existen distintas visiones sobre la marihuana. Estas dependen mucho, creo yo, del colegio en el que estudiaron y la familia en la que crecieron. Lo que sí es un hecho es que la marihuana ya no tiene el tabú de antes.

¿Qué piensa de todo lo que está pasando con la marihuana alrededor del mundo?

En Uruguay ya la legalizaron y en Estados Unidos se permite su uso con fines medicinales. Todo eso me parece una forma de libertad. Es importante que las personas reciban educación sobre la marihuana en el marco de esta libertad.

¿La marihuana es cosa de hippies?

De pronto en los sesenta.

¿Ha probado marihuana, fumada o como parte de algún alimento?

Sí la he fumado y la he probado en brownies.

¿Ha tenido alguna mala experiencia durante una traba?

Nunca. Sí he visto, en cambio, mucha gente que la pasa muy mal después de tomarse unos tragos. Creo que hay muchas cosas legales que son peores que la marihuana.

¿Qué no le gusta de la hierba?

No hay nada que me disguste de ella.

La marihuana da hambre, la munchies que llaman, ¿qué le gusta comer en esos momentos?

Todo sabe delicioso.

¿Cree que la marihuana tiene efectos terapéuticos?

Sí, estoy convencida de eso.

¿No le da miedo perder la memoria por la marihuana?

No.

¿Cuál es el lugar en el que se sentiría mejor para fumarse un porro?

En un colchón sobre el mar, al lado de la playa.

¿Ha probado la marihuana con alguien de su familia?

Con todos.

¿Sus papás qué piensan al respecto?

Mis padres son muy abiertos. El tema no ha sido nunca un tabú, más bien lo hemos compartido y discutido.

¿Qué piensa de que la marihuana sea despenalizada algún día en Colombia?

Sería un gran paso, apoyaríamos la iniciativa de los países que van en este camino.

¿Quiere casarse y formar una familia?

Casarme no sé, formar una familia sí.

Le gusta bailar, ¿baila ese ritmo clásico colombiano, música de los papás: el porro?

Ja, ja, ja, no.

Vea aquí la galería de María Villegas. 

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.