¿Cómo llegó a SoHo?

Yo vivía con el que entonces era mi esposo, y a la casa llegó una SoHo con Karen Martínez en la portada. A él le impresionó verla ahí, lige-ra de ropas, y le pareció terrible. En esa época me enteré de que me había sido infiel, y cuando me propusieron salir en SoHo, acepté recordando aquel día y la cara que pondría cuando me viera posando.

¿Qué le dijeron cuando salió la revista?

A la gente le encantó. Y mi fami-lia, por ejemplo, es muy relajada: todos son jóvenes y siempre han pensado que aparecer en revistas como SoHo es cuestión de cultura. El cuerpo es una obra de arte y si se interpreta de la manera equivo-cada es por aquellas personas que se encargan de ponerle morbo.

Vea también: Elizabeth Loaiza y Keidy Garcés de fiesta

¿Qué ha pasado con su vida sentimental desde entonces?

Soy una mujer económicamente independiente, así que en algunas ocasiones me cuesta trabajo con-seguir el hombre ideal. A veces, quieren que yo dependa de ellos y que haga lo que les parece. Tam-bién hay otros casos en los que encuentro hombres que increí-blemente aún dependen de sus papás y ninguna de estas situa-ciones me gusta particularmente. Por eso no ha sido fácil mantener una relación larga, pero estoy segura de que por ahí queda una persona que será la indicada para toda la vida. Creo que mi esposo, al que todavía no conozco, me está esperando para tener una re-lación duradera y muy feliz.

¿Le gustó la experiencia en las sesiones de fotos?

Recuerdo, sobre todo, la edición Gourmet que hicimos, no solo por-que fue mi primera portada, sino porque nunca me ha gustado sen-tirme pegajosa, y esa vez me pusie-ron chocolate por todo el cuerpo. Los demás recuerdos son todos buenos: la comida deliciosa, el trato superbueno, el maquillaje precioso y todas las personas trabajando por un mismo fin: que cada edición sea mejor que la anterior.

¿Cómo le ayudó SoHo a su carrera?

Más que todo, me ayudó a ser reconocida no solo en Colombia sino internacionalmente. Por ejemplo, cuando fui Miss Mun-do Colombia y salí en SoHo, eso fue un boom: aparecían noti-cias mías en todos los idiomas. Realmente fue un trampolín para hacerme más famosa y par-ticipar en más campañas, catálo-gos y comerciales.

¿Volvería a posar para SoHo?

Claro que sí. ¿Para cuándo es la próxima portada?

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.