Muchos creen que el celular es un milagro tecnológico que bautizó una nueva era. Ya nadie necesita cámara de fotografía, grabadora de voz, linterna, computador, mapas, diccionario, traductor, etcétera, pues todo esto como transformación es menor en relación con lo que está ad portas de suceder en el mundo: la cuarta revolución.

Le puede interesar: Regresa el Nokia indestructible

La idea de películas como I Robot, de Will Smith, consideradas en la actualidad ciencia ficción, en alguna medida se convertirán en realidad. Y esto no es carreta. De hecho, dos de los científicos más respetados del momento, el alemán Udo Gollub y Alejandro Guzman Stein, acaban de presentar en Berlín su descripción de cómo será el mundo en 15 o 20 años.

Los dos, obsesionados por la mutación acelerada del mundo gracias a la tecnología y los nuevos paradigmas de comportamiento social, han sido recalcitrantes a la hora de describir lo que se avecina: “Bienvenidos a la cuarta revolución industrial. Bienvenidos a la era exponencial, allí donde la inteligencia artificial, los avances aplicados a la salud, los autos eléctricos y autónomos y los cambios en la manera de enseñar marcarán la agenda y el pulso de la innovación aplicada a la vida cotidiana”.

Le puede interesar: Alfa Romeo presenta el carro del futuro

Gollub, fundador de Recesprachenlernen24 y 17 Minute Languages, ilustró con varios ejemplos lo que sucederá con las tecnologías futuras: “En 1998, la empresa fotográfica Kodak tenía 170.000 empleados y vendía el 85 % de las fotos en papel a todo el mundo. En el lapso de unos pocos años, su modelo de negocio desapareció y llegó a la quiebra. Lo que le pasó a Kodak les pasará a muchas industrias en los próximos diez años. Y la mayoría de la gente no lo ve venir. Nadie pensaba en 1998 que tres años más tarde no volvería a tomar fotografías en papel, ¿o sí? Sin embargo, las cámaras digitales fueron inventadas en 1975 y, como todas las tecnologías exponenciales, fueron una desilusión por un largo tiempo mientras se convertían en muy superiores y pronto fueron la tendencia principal en pocos años”.

“Con seguridad, el software cambiará la mayoría de industrias tradicionales en los próximos cinco a diez años. Uber es solo una herramienta de software, no posee ningún vehículo y ahora es la compañía de taxis más grande del mundo. Airbnb es ahora la empresa de hospedaje más grande del planeta a pesar de no poseer ninguna propiedad”, agregó el alemán, quien detalló, junto con Guzman, las diez grandes transformaciones que ya se están llevando a cabo y otras que se aproximan en las siguientes décadas.

Le puede interesar: Consejos para tener más espacio en el celular

Inteligencia artificial

De cara a este tipo de inteligencia: “Las computadoras serán exponencialmente mejores en entender al mundo. Este año, una computadora venció al mejor jugador de Go (un juego chino más complejo que el ajedrez) del mundo, una década antes de lo esperado”.

“En Estado Unidos, jóvenes abogados ya no tienen trabajo porque con IBM Watson las personas pueden conseguir un asesoramiento legal (en cuestiones básicas) en segundos, con una precisión del 90 % comparado con la precisión del 70 % de los humanos. Así que si estudia Derecho, deje de hacerlo lo más rápido que pueda y dedíquese a otra cosa. Habrá 90 % menos abogados en el futuro y solo los especialistas que formulan las leyes quedarán ocupados”.

“Watson Health ya está ayudando a enfermeras a diagnosticar cáncer, con cuatro veces más precisión que las enfermeras humanas. Facebook tiene ahora un software patrón de reconocimiento que puede identificar caras mejor que los humanos. En 2030, las computadoras serán más inteligentes que los humanos”. Así de sencillo.

Le puede interesar: Aplicaciones que todo hombre debe tener

Carros autónomos

Los científicos aseguran que “en 2018 aparecerán al público los primeros autos autónomos. Alrededor de 2020, toda la industria automotriz comenzará a tener problemas, hasta colapsar”. El auto fantástico con Michael Knight entonces no es un exabrupto. Afirman que la gente podrá llamar su carro con el teléfono, este aparecerá en la ubicación exacta y la llevará al destino gracias a un sofisticado GPS. Tampoco habría necesidad de estacionarlo, solo se pagaría por la distancia recorrida. Trabajar mientras se viaja sería una alternativa muy amena, los niños no necesitarían una licencia de manejo y nunca adquirirían un carro. “Las ciudades cambiarán porque necesitaremos entre un 90 % y 95 % menos autos. Podremos transformar las playas de estacionamiento en parques”, dicen.

Señalan: “1,2 millones de personas en el mundo mueren cada año por accidentes de carro. Hay un accidente en cada 100.000 kilómetros. Con los autos autónomos eso cambiará a un accidente en diez millones de kilómetros, lo que se traducirá en el ahorro de un millón de vidas cada año”.

“La mayoría de las compañías automotrices podrían quebrar”, insisten. Esto se deberá a que las empresas automotrices tradicionales usan el enfoque evolutivo y solo hacen un mejor auto, mientras las compañías tecnológicas (Tesla, Google, Apple) tienen el enfoque revolucionario y fabrican computadoras con ruedas. “Hablé con ingenieros de VW y Audi, y están completamente aterrados por Tesla”, reconoce Gollub.

Este panorama obligaría a las empresas aseguradoras a cerrar sus puertas, pues sin siniestros el seguro sería 100 veces más barato. Su modelo de negocio desaparecería.

“No se necesitarán tantos garajes si menos personas tienen autos, así que vivir en las ciudades podría ser más atractivo que antes”.

Las predicciones, algunas apocalípticas, otras verosímiles, continúan: los carros eléctricos serían lo convencional en 2020, por ende, las ciudades serán menos ruidosas. La electricidad sería increíblemente limpia y barata. Basta con mirar el presente y notar que la producción de energía solar ha estado en una increíble curva exponencial por 30 años, pero solo ahora se puede ver el impacto. “El precio de energía solar caerá tanto que todas las compañías productoras de carbón estarán fuera del negocio para 2025”, afirman.

“Con electricidad barata viene agua abundante y barata mediante desalinización. Imagine qué sería posible si cada uno pueda tener tanta agua limpia como quiera, casi sin costo”, defienden.

Salud

“El precio del Tricorder X será anunciado este año. Habrá compañías que construirán un artefacto médico (llamado el Tricorder de Star Trek) que interactúa con su teléfono, capaz de hacer un escaneo de su retina, sacarle muestra de sangre y aliento, con lo que analizaría al menos 54 marcadores biológicos que identifican casi cualquier enfermedad. Será barato, así que en algunos años todos en este planeta tendrán acceso a medicina de clase mundial, casi gratis”.

Impresión 3D

Los gurús también pusieron foco en la reducción del precio de la impresora 3D más barata, y sostuvieron que la misma bajará de 18.000 a 400 dólares en los próximos diez años. En ese mismo tiempo, se volvió 100 veces más rápida. “Todas las grandes compañías de zapatos comenzaron a imprimir zapatos en 3D. Partes de aviones actualmente se imprimen en 3D en aeropuertos remotos. La estación espacial tiene ahora una impresora que elimina la necesidad de grandes cantidades de partes que solían tener en el pasado. Para 2027, el 20 % de todo lo que se produce será impreso en 3D”, coinciden.

Al final de este año, los smartphones nuevos —según los atrevidos científicos— tendrán posibilidades de escanear en 3D. De modo que podría escanear su pie e imprimir el zapato perfecto en su casa. En China ya imprimieron un edificio de seis pisos. Para 2027, 20 % de todo lo que se produce será impreso en 3D.

Oportunidades de negocio

“Si usted piensa en un nicho de mercado en el que quiere participar, pregúntese: en el futuro, ¿piensa que tendremos esto? Si la respuesta es sí, ¿se puede hacer más rápido? Si no trabaja con su teléfono, olvídese. Cualquier idea diseñada para tener éxito en el siglo XX estará destinada a fracasar en el siglo XXI”.

Trabajo

“El 70 % u 80 % de los trabajos desaparecerán en los próximos 20 años. Habrá un montón de nuevos trabajos, pero todavía no está claro si habrá suficientes en ese poco tiempo que no hayan sido sustituidos por computadoras y robots más eficientes”.

Agricultura

“En los años venideros, habrá un robot de 100 dólares que hará el trabajo del campo. Los agricultores en los países del tercer mundo podrán convertirse en gerentes de sus propias tierras en lugar de trabajar todos los días como obreros en sus campos. Los hidropónicos necesitarán mucha menos agua. Hay varias empresas start-ups que pronto brindarán proteínas de insectos. Los análisis de suelos y cultivos serán hechos desde satélites y drones y el control de plagas, nutrición y enfermedades se formulará en forma sostenible desde un computador”.

Educación

“En una generación más, los campus quedarán reducidos a laboratorios de prueba e investigación y desarrollo de casos y técnicas, siendo la instrucción por internet y videoconferencia. Los exámenes también serán hechos de forma remota y detectarán si la persona ‘sabe’ o está copiando o memorizando”.

“Toda persona sin educación técnica o especializada será esclava financiera, sin derechos plenos”.

“Los smartphones más baratos ya cuestan solo diez dólares en África y Asia. En 2020, el 70 % de toda la humanidad tendrá un smartphone. Eso significa que todos tendrán el mismo acceso a educación de clase mundial”.

Negocios

Gollub expuso que “para seleccionar la mejor opción de equipos y de personal en las empresas y para analizar las mejores oportunidades de mercado y en la bolsa de valores ya se está usando la tecnología, pero hay oportunidad de mejorarlos. Los bitcoins (red de pagos virtual) se convertirán en moneda de uso normal en 2017 y podrán ?incluso? convertirse en la reserva de las monedas. El bitcoin es una moneda virtual e intangible. El dinero en papel desaparecerá en dos generaciones y toda transacción será electrónica”.

Longevidad

“Actualmente, el promedio de vida aumenta tres meses por año. Hace cuatro años, el promedio de vida era de 79 años, ahora es de 80. El aumento de la vida esperada sigue creciendo y para 2036 probablemente será de un año al año. Así que podríamos vivir por mucho tiempo, probablemente bastante más de 100 años?.

“La tecnología puede crecer a pasos agigantados, pero la culturización humana no. Tendremos la misma avaricia política por el ansia de poder y de control, y las guerras continuarán. La nueva tecnología será evidente en las herramientas de guerra, y el porcentaje de muertes llegará a ser aún más impresionante de lo que ahora vemos”, concluyen.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.