ME ACUERDO del Mundial de 1974, donde compartí con João Saldanha, ex técnico de Botafogo y de la selección de Brasil, comunista, corresponsal de guerra, periodista polémico. Él me enseñó las delicias de la caipirinha, bebida tradicional de su país.

ME ACUERDO  del viaje por el Rin con Jesús Álvarez Botero, Humberto Zuluaga Monedero y León Londoño.

ME ACUERDO  de un viaje a un Mundial y que pasé 45 días lejos. Mientras Beatriz esperaba nuestro segundo hijo, yo estaba viendo fútbol.

ME ACUERDO  del Mundial de Argentina. Viví en una pensión del centro de Buenos Aires. Transmitía para Todelar y escribía una columna para El Tiempo.

ME ACUERDO  de las grandes patoneadas para ir del estadio de River Plate al centro de Buenos Aires, marchando al lado de los hinchas argentinos, incansables para los cánticos.

ME ACUERDO  de que llegué a Bogotá con sobrepeso por la comida y el vino.

ME ACUERDO  de que sufrí mucho en la final Argentina-Holanda. No por el juego en sí, sino porque existía la posibilidad, según el resultado, de jugar un tercer partido, y si ocurría, perdería el cupo de regreso en Avianca.

ME ACUERDO  del Mundial de 1982. Tuve que hacer un viaje Bogotá-Madrid-Santiago de Compostela y por tierra llegar a La Coruña, pues cubría el torneo al comienzo en el norte de España. Me acuerdo de que con Perdomo Ch. y Juan Manuel

González conducimos por Gijón, Oviedo y Vigo, donde me encontré a Guillermo Cano con su familia disfrutando el Mundial.

ME ACUERDO  del Mundial en México, allí trabajamos en Televisa-San Ángel. Todas las mañanas íbamos al desayuno a comer huevos a la puebla. Picaban que daba miedo, pero al final me acostumbré.

ME ACUERDO de haber estado con Roberto Gómez Bolaños y Verónica Castro.

ME ACUERDO  de que en una entrevista a Juan Carlos Oblitas, un ex jugador peruano y quien había jugado el Mundial del 78, reveló cómo fue el asunto del incentivo para dos compañeros suyos que perdieron, como todos, por goleada ante Argentina en Rosario. Esa historia armó un tremendo escándalo.

ME ACUERDO  de las vivencias con técnicos, jugadores y empresarios en un hotel de la llamada Zona Rosa.

ME ACUERDO  del Mundial italiano. Manejé más de 2000 kilómetros, recorriendo la bota de estadio en estadio, aunque la central de operaciones estaba en Bolonia.

ME ACUERDO  del partido por el tercer lugar en Bari. Gracias a un detalle de Julio Mario Santo Domingo pudimos cumplir un compromiso: él llegó a Roma en su avión particular para el concierto de las Caracallas, y nos prestó la nave y a su tripulación para ir y venir el mismo día del juego.

ME ACUERDO  de las lágrimas en el empate a un gol con los alemanes en Milán.

ME ACUERDO  de que la voz se me quebró con el gesto técnico de Freddy Rincón.

ME ACUERDO  de la tristeza cuando nos eliminó Camerún en Nápoles. Me acuerdo del bailecito de Roger Milla en una esquina del campo.

ME ACUERDO del Mundial de Estados Unidos, a donde llegamos con favoritismo. Nos creímos el cuento y tenga.

ME ACUERDO  de los viajes para cruzar desde Nueva York a Los Ángeles, aunque el centro de operaciones era Chicago. Fue agotador.

ME ACUERDO  del autogol de Andrés Escobar. Me acuerdo del telefonazo una madrugada de Sonia Rodríguez, del servicio informativo de Caracol, para darme la triste noticia. Me acuerdo de que alguien nos dijo: vamos a hacer un minuto de silencio... que equivale a dos cuñas de treinta segundos.

ME ACUERDO  de Francia. Hice un programa llamado Goles y maestros con Jorge Valdano y Francisco Maturana.

ME ACUERDO de problemas internos de la Selección Colombia en ese Mundial, aunque no tan mortificantes, puesto que después del golpe en el Mundial de los gringos no valía la pena dramatizar.

ME ACUERDO  de que vi el Mundial de Corea en compañía de Hugo Gallego. Hacíamos programa en la madrugada.

ME ACUERDO  del repechaje con Israel para el Mundial de Italia. Estaba en Barranquilla con la familia celebrando los 15 años de mi hija cuando escuchamos la noticia del asesinato de Luis Carlos Galán.

ME ACUERDO  de Perdomo Ch., de Édgar Perea y su Virgen del Carmen, de Aristizábal, de Cuello, de Céspedes, de Ortiz Alvear, de Moncada, de Bustos, de los Araújo (Roger y Rafael), de Óscar Rentería, de Guillo Montoya, de Wéimar Muñoz, de Millán, de Alarcón y de tantos otros que me ayudaron en los mundiales.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.