Este artículo tan solo pretende mostrar lo mal que nos encontramos los colombianos, la pérdida de nuestros principios y valores se evidencia día a día. Un buen ejemplo de ello son las manifestaciones que se han venido dando a través de diferentes medios de comunicación, frente al sacrificio del hoy famoso hipopótamo a quien algún espontáneo tuvo la idea de bautizar como “Pepe”.

Son muchos y muy graves los problemas que aquejan a nuestro país. Para citar algunos, hablemos de la violencia, la inequidad, el insuficiente sitema de salud, el desempleo galopante, la desnutrición hasta niveles inimaginables, la desatención a los ancianos, el trabajo o peor aún la explotación sexual infantil, el desplazamiento forzado o lo que los expertos han llamado desplazamiento legal (campesinos vendiendo sus tierras para dar paso a los grandes monocultivos). Mientras este dramático panorama nos asfixia, existen personas que sin el menor rubor, rasgan sus vestiduras y salen a la calle a hacer gala de su indignación y alta conciencia ecológica ante la muerte del citado animal, pero de manera paralela no tienen ningún problema en guardar un complice silencio, ante la muerte por inanición del niño indígena de la Sierra Nevada, por poner tan solo un ejemplo.

¿Qué es lo que nos está pasando, por qué hay una reacción tan desmedida frente a la muerte de un hipopótamo? ¿Alguno de los indignados manifestantes se ha preguntado de donde sale la comida que ha alimentado estos animales (que no son tres, son 25) en los últimos 15 años? ¿Quiénes han estado custodiando y monitoreando su comportamiento? pues fácil señores, son las mismas autoridades ambientales que hoy se encuentran en la picota pública por la decisión  tomada.

Los tres hipopótamos que vagan alegremente fueron expulsados del grupo por uno de los machos dominantes en la Hacienda Nápoles y desde hace más de dos años han venido siendo monitoreados por la Corporación Autónoma de Santander -CAS- y ONGs presentes en la zona. El Ministerio de Ambiente ha invertido recursos para informar a la comunidad sobre la presencia de estos animales y para alertar sobre la agresividad y los peligros que pueden acarrear al ser humano. Así mismo, se iniciaron diversas actividades para tomar datos sobre el comportamiento de los hipopótamos. Todo esto en aras de poder diseñar una buena estrategia para la captura y el posterior regreso a Nápoles. Se construyeron guacales destinados a su transporte y se ubicaron en los lugares donde se evidenció su permanencia. Se estableció un sistema de alimentación tendiente a atraer a los animales hacia sus jaulas. Estos esfuerzos resultaron vanos. La decisión de sacrificar al hipopótamo esta sustentada en elementos técnicos que se recogieron durante todo ese tiempo y no se trató de una decisión apresurada, como algunos quieren hacer creer.

Desde un comienzo resultaba claro para las autoridades ambientales, que cada día que pasaba sin lograr la captura de estos animales se corría un gran riesgo, en la medida en que se estaba exponiendo la vida de la comunidad asentada en sus alrededores.

Por estos días, el Ministerio de Ambiente y demás autoridades regionales han manifestado a la opinión pública, todas y cada una de las acciones que se adelantaron antes de tomar la decisión de sacrificar al animal. Como autoridades son ellos los que tienen los elementos técnicos para tomar una decisión como esa.

La indignación de la sociedad colombiana se centra en argumentos tan idílicos, que algunos hablan de Pepe y su familia, asumiendo que se trata de un macho, una hembra y su adorable cria. ¿Tienen acaso las pruebas de ADN para aseverar tal cosa? Hay un estudio etológico serio sobre estos animales? Por supuesto que no.

Las voces del pueblo deben ayudar a construir y fortalecer procesos sociales que tengan fundamento y no a generar escándalos infundados, con matices de novela rosa y sin conocimiento de causa, secundados por medios de comunicación que en su afán de protagonismo y búsqueda de audiencia, hacen eco ciego al coro de confundidos dolientes.

*María del Pilar Pardo Fajardo


 

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.