Que los hombres veamos porno no es extraño, que nos guste tampoco, que lo veamos diariamente… bueno, tampoco es una rareza, tenemos nuestras épocas de vacas flacas, muertas y en fin, sin vacas. Lo que sí es novedad es la investigación realizada por la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) junto a la Universidad Concordia, en la que relacionaron la cantidad de vídeos eróticos que vemos los hombres y nuestra función eréctil.


Aunque anteriores investigaciones sobre el tema habían concluido que, a largo plazo, ver muchas horas de películas pornográficas generaba problemas para sostener una erección, este nuevo estudio refleja que eso es poco probable, ¡todo lo contario!, de hecho ayuda en la excitación.

La investigación fue realizada por Nicole Prause del Departamento de Psiquiatría de la universidad y el profesor de psicología Jim Pfaus, quienes analizaron datos de 280 hombres y sus promedios de horas semanales en las que veían películas pornográficas. También respondieron un cuestionario que medía sus niveles de deseo sexual. Del total de los participantes, 127 tenían parejas estables.

Los voluntarios del estudio vieron películas en el laboratorio en las que se mostraban relaciones sexuales entre un hombre y una mujer para luego informar el nivel de excitación sexual. “Cuando analizamos los datos de los estudios previos encontramos que los hombres que habían visto películas pornográficas en su casa se excitaban más cuando veían vídeos eróticos en el laboratorio”, dijo Prause. “Si bien se podría objetar que esto era de esperarse porque ya disfrutaban de películas de sexo, el resultado es importante porque los médicos a menudo afirman que los hombres se insensibilizan por ver estas películas”.

Según Prause, hay profesionales de la salud que afirman que los hombres nos volvemos incapaces de responder sexualmente a situaciones sexuales “normales”, pero ese no fue el caso en el estudio: “Aunque muchas personas piensan que el fácil acceso a la pornografía trae problemas en la cama, nuestro estudio sugiere lo contrario: que la disfunción eréctil probablemente es causada por los mismos problemas que hace tiempo se saben, como la ansiedad de no dar el rendimiento, la mala salud cardiovascular o efectos secundarios de abuso de sustancias”, explicó Pfaus.

Los científicos observaron que la excitación llegaba a niveles más altos, superando la línea del 50%, en aquellos hombres que veían más de dos horas de pornografía a la semana y sentían mayores deseos de tener encuentros sexuales con su pareja, mientras que aquellos que no veían nada de pornografía alcanzaron solo un nivel de excitación del 40%.

Entonces, quienes vemos porno tenemos un ímpetu sexual más desarrollado que los que solo ven películas independientes experimentales europeas, eso no quiere decir que nos guste menos o que cambiaríamos la vida sexual con una mujer por una película de Esperanza Gómez, eso sería estúpido. Pero tampoco quiere decir que vamos a dejar de ver y apreciar el séptimo arte de la caldense más querida del porno, que no le hace daño a nadie, como ya lo comprobó el estudio, y además nos ayuda con aquello de las vacas muertas.
 

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.