Cómo olvidar de niño la glorieta de la Calle 100 con Carrera 15 en Bogotá, cuando la 15 era aún de doble vía y al recorrerla veía en repetidas ocasiones sobresalir un monumento en piedra de carácter imponente, con estilo asiático que quedaría grabado para siempre en mi memoria.

Recuerdo haberle preguntado a mis padres

- ¿y eso qué es? -

-Es el monumento a los héroes colombianos en la guerra de Corea- contestaron.
Para mí rápidamente se convertiría en un punto icónico de Bogotá, que representaba en mi mente de infante la importancia y la relevancia militar de Colombia en el mundo.
Años después esa zona urbana empezaría a mutar tanto que sorpresivamente la glorieta disminuyó de tamaño hasta que un día el monumento desapareció.

Dicen que el tiempo todo lo borra y que la vida está condenada al olvido pero muchos años después montando en bicicleta por Nueva York, me encontré un monumento que me llamó la atención al observar la presencia de una pequeña bandera de Colombia.

Era una escultura en homenaje a la guerra de Corea, aquel conflicto que se gestó durante 1950 y 1951 entre el norte y el sur, producto de la guerra fría entre los bloques capitalistas y comunistas del planeta de aquel entonces. Una figura de un soldado tenía en su base las banderas de los países que habían participado como aliados del sur: Estados Unidos, Inglaterra, Australia, Corea, Bélgica, Canadá, Dinamarca y nuestra tricolor entre otras.

Al verla, entré literalmente en una máquina del tiempo que me llevó a recorrer las calles de Bogotá durante mi infancia y más exactamente la glorieta de la 100 con 15 para volver a escuchar a mis padres hablar sobre los héroes del Batallón Colombia.

Al frente en el piso una loza inscrita recordaba los datos históricos de la actuación nacional en el conflicto bélico.

Colombia:
Muertos 140
Heridos 452
Desaparecidos 65

Pensé en la ingratitud de la historia. Todos estos soldados colombianos que murieron y desaparecieron en Asia luchando por Corea del Sur, hoy pertenecían en su mayoría al olvido.
Sacrificaron sus vidas y las de sus familias por un conflicto ajeno, lejano y distante que los conduciría a culminar en la cúspide de la pérdida de la memoria de la gran mayoría de los colombianos.

¿Quién se acuerda de ellos?

¿Quiénes fueron?

Sentí la fuerza del tiempo que arrasa con todo, borra nombres, caras, recuerdos, historias y nos evidencia que a la hora de la verdad todo se lo lleva el viento.

@juancarlosortiz

 

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.