Uno de los partidos más polémicos en la historia de los Mundiales es sin duda el juego en el que surgió la tan discutida “Mano de Dios”, un golazo de mano que Maradona le anotó a Inglaterra en los cuartos de final del Mundial del 86, y que todo mundo vio menos el árbitro tunecino Ali Bennaceur.


Recientemente el astro argentino estuvo en Túnez y visitó a Bennaceur, con quien compartió algunos regalos. Él le dio una camiseta de la Selección Argentina y le prometió amistad eterna. “Mi dedicatoria: 'Para Ali, mi amigo eterno”. Y Bennaceur le obsequió la fotografía de aquél partido que cuelga en su casa. ¿Más?, qué más que la “Mano de Dios”. Esto era lo mínino que podía hacer Maradona, aunque con ese regalo de aquel partido, el árbitro tunecino merecía más que eso, ¿o no?

Este encuentro, aunque efímero, pasará a la historia. Dos personajes que marcaron el destino de un Mundial y aunque Ali Bennaceur considera que no tuvo responsabilidad en el gol, para muchos ha sido el mejor gol de mano que han visto en los mundiales.





PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.