Margarida es un árbitro totalmente diferente a los demás. Cuando pita en los juegos lo hace de forma irreverente con sus pasos de gacela y su vestido rosado de pies a cabeza arrancando aplausos, carcajadas y conquistando la simpatía de todos en cualquier estadio de fútbol que pisa.

La idea de interpretarla surgió por casualidad, cuando pitaba en los partidos de mis amigos. Antes de eso, en 1988, había tomado un curso de arbitraje en la Federación Caratinense de Fútbol, en Santa Catarina, sur de Brasil. Fue en 1994 cuando empecé a adaptar el estilo de dos jueces folclóricos de mi país, Roberto Nunes Morgado y Jorge Emiliano, y creé mi estilo de arbitrar y así nació Margarida, el árbitro show.

Como Margarida tengo que seguir al pie de la letra las 17 reglas universales del arbitraje, no basta con ser gracioso sino también profesional, pues es fácil tornarse patético y eso no soy. Aunque jamás puedo ignorar que el público quiere ver mi famoso paso de la gacela en el inicio del juego con aquel pito descontrolado, el dorso empinado para sacarle una tarjeta a un jugador y todo eso que es una coreografía muy ensayada.

Además de mis gestos, mi uniforme rosado llama mucho la atención y me diferencia de los otros árbitros que adoran usar esa ridícula ropa negra. Hasta me considero el precursor de la línea rosada en el fútbol mundial, Italia tiene un equipo con uniforme rosado y aquí en Brasil también.

Que me pregunten si soy gay no me molesta, porque siempre le digo a la gente que tengo el mayor respeto por esa comunidad, pero mi preferencia son las mujeres. Estoy separado, pero tengo una novia que me apoya en todo y respeta lo que hago al igual que mis tres hijos: Mariana, Guilherme y Pedro, que hasta autógrafos reparten entre la gente.

Margarida es mi creación, nunca imaginé que esto me daría para vivir, antes había sido mesero, cocinero, panadero, gerente de banco, presentador de televisión, actor de teatro y hasta funcionario público municipal. Gracias a ella tengo columna de opinión en tres periódicos de Brasil y todos los fines de semana presento mi show por el que me gano 1700 dólares. ¿Para qué más?

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.