Del sexo me gusta todo pero en especial el famosísimo 69. Me considero muy abierta en el tema y por eso no soporto a un hombre pasivo y que carezca de iniciativa. A mí, a la hora de hacerlo, me encanta asumir roles y que mi pareja también lo haga. Tal vez un día todo puede ser muy tierno, romántico; pero el siguiente, puede ser solo sexo salvaje. Odio al hombre predecible que siempre hace lo mismo y que se acostumbra a las mismas posiciones de siempre. A la misma rutina de quitarse la ropa y listo, a la cama. Además ¿por qué el sexo tiene que ser en la noche, ¿por qué no puede ser de día? Me encanta recibir una llamada y que me digan que se están muriendo por hacerlo ya mismo, sin importar qué hora es, y que yo sienta que me desean y que están muertos de la excitación. Por eso disfruto cuando me hablan, cuando me dicen todo tipo de cosas, cuando me agarran las manos con fuerza y me siento sometida. El hombre debe ser un hombre, literalmente. Claro, también me gusta el sexo con suavidad, pero en lo que insisto es que cada vez puede ser diferente. El sexo jamás se puede convertir en una rutina y por eso creo que hay hombres y mujeres infieles: por no hacer con sus parejas lo que realmente desean y sueñan.

Para mí no hay un lugar vetado ni tampoco posiciones. Me gusta ser complaciente. Me gusta ponerme boca abajo —sé que a los hombres les encanta— pero también hacerme arriba. Cuando el hombre está encima de mí, lo único que pido es que no me pese, que su cuerpo no sea "una carga". Debe hacerlo bien, muy lento primero y después rápido. Y me gusta experimentar.

Pero definitivamente lo que más me gusta es el famoso 69. El sexo oral no solo es un gran preámbulo sino también una forma de experimentar una y otra vez. Para mí el sexo oral debe ser como un dulce o un postre. Uno debe saborearlo, gozárselo de verdad para que sea bueno. El que se inhibe o siente pudor, ni siquiera debería intentarlo. A mí me gusta hacerlo sin medida. Y como todos los hombres y las mujeres somos diferentes, es clave que haya comunicación. Uno debe decir cómo siente más, cómo le gusta más. No todas las mujeres sentimos placer con las mismas cosas y por eso es bueno hablar. En el 69, me encanta hacerme arriba y tomarme mi tiempo, es lo más excitante que tiene el sexo. Estoy segura de que hay parejas que ni siquiera lo intentan y solo puedo decirles una cosa: ¡no saben lo que se pierden!

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.