“Solo me pasa a mí”, repite la espectacular Natalia Betancourt cuando cuenta su historia. Y sí, solo le pasa a ella: se jugaba el minuto 11 del partido Colombia-Brasil, el último de la selección en el Mundial, cuando un camarógrafo la enfocó por seis segundos. Un instante cortísimo, pero suficiente para que sus labios rojos captaran la atención de la cantante Rihanna, quien compartió la imagen de esta paisa de 25 años con sus más de 35 millones de seguidores en Twitter y, además, la adornó con un piropo: “Colombian cutie”, algo así como colombiana bonita o guapa.

De inmediato, Natalia pasó del anonimato del hincha a la fama: ahora le piden fotos en la calle, le ofrecen campañas publicitarias y papeles en televisión, la nombran en medios de todo el mundo y, cómo no, sale en exclusiva —y más “cutie” que nunca— en SoHo, como toda una profesional del modelaje.

Es difícil creer que nunca había modelado o hecho fotos. Ni un desfile, ni unas fotos, ni una entrevista… nada.

¿No se lo habían propuesto tampoco?

Nunca en serio. Una vez en un bar de Medellín me dieron una tarjeta de la Chica HTV, pero eso fue lo máximo.

¿Qué estudió?

Empecé Administración, pero me salí en segundo semestre porque me gusta más trabajar que estudiar. De hecho, siempre he trabajado con mi mamá en una empresa de madera, en restaurantes, en muchas cosas.

¿A qué se dedica hoy?

Tengo con mi novio una empresa de materiales de construcción, no una ferretería, como han dicho. Son dos bodegas en Bello, Antioquia, y yo trabajo en ventas, en administración, en lo que me toque. También hago cosas con Mao, mi primo, que es músico. Digamos que lo acompaño a todos lados, hago como las veces de mánager, aunque eso es mucho decir. Como en esto de las fotos, apenas estoy aprendiendo.

¿Cómo se asume la fama cuando llega de repente?

No sé, es muy raro, como que uno no se la cree. Llegué de Brasil a trabajar en Medellín, tranquila, y a los dos días ya estaba en Bogotá, con media prensa encima y muy nerviosa dando mi primera entrevista, que fue con La W, ¡y en vivo!

¿Le gusta el fútbol?

Sí.

¿Qué tanto?

Es muy emocionante. Y me gusta apoyar a mi país, a la selección.

¿De qué equipo es hincha?

Del Nacional, pero sobre todo del Real Madrid, por Cristiano Ronaldo y ahora por James. A Cristiano lo vi en el Mundial, fui al partido Portugal-Ghana, en Brasilia.

¿Qué otros partidos vio?

Estuve con seis primos y con mi novio, con el que llevo siete años, en Colombia-Uruguay y en Colombia-Brasil.

¿Cómo vivió ese partido, el de la eliminación?

Con tristeza, en parte porque uno siente que fue medio robo. Además, ese día los hinchas de Brasil estaban pesados: nos cantaban el himno, nos tiraban cerveza, hasta nos tocó cambiarnos de puesto.

Pero ese día empezó este cuento de la fama.

Salí seis segundos en la pantalla y mirá…

¿Cómo se enteró de que Rihanna había tuiteado que usted es una “Colombian cutie”?

Salí del estadio y a los cinco minutos ya tenía un mensaje de mi prima en WhatsApp con el pantallazo de lo que había dicho Rihanna. Quedé en shock, imaginate, ¡Rihanna!, hasta me metí a ver si sí era la cuenta real de ella.

¿Le gusta mucho Rihanna?

Sí: es divina, es un ícono de la moda, una diva… en el partido contra Uruguay, ella había puesto algo de James y yo lo había retuiteado ahí mismo.

¿Siempre se pinta los labios de rojo?

La verdad no me maquillo mucho, pero ese día decidí pintármelos porque tenía la camiseta roja. Ahora va a ser más común, ya es como una especie de sello, me reconocen por eso.

¿La gente la para en la calle?

Desde Brasil: en el aeropuerto y en Copacabana me decían “esa es”. Acá me piden fotos, y a mí me da pena todavía, siempre he sido muy tímida y eso no se quita en un par de semanas.

¿Qué propuestas ha recibido pos-Rihanna?

Hay propuestas de campañas, pero hasta ahora se están hablando.

¿Y para actuar?

También, pero no he hecho ni un casting.

¿Le gusta esta nueva vida menos anónima?

No me he sentido mal, no me choca, aunque debo aceptar que me siento rara.

¿Se piensa dedicar al modelaje o a la actuación?

No me quiero cerrar puertas, estoy ensayando, quiero experimentar, pero tranquila porque yo no me había preparado para esto.


Están hablando de usted en todo el mundo.

Cada rato me dicen: “Saliste en Telemundo”, “saliste en ESPN”, “saliste en el Mirror inglés”, saliste en tal, todo es muy loco.

Muy loco: pasó de 100 a más de 50.000 seguidores en Twitter.

¡Se disparó en un segundo! Ahora me proponen matrimonio por Twitter, me siguen de todos lados, mujeres brasileñas me hacen propuestas lanzadas… Además, en ese momento yo no tenía Instagram, lo abrí con lo del Mundial y a la semana, cuando había llegado a los 47.000 seguidores, me lo hackearon… el nuevo es natibetancurh4.

¿Sabe quién es Axelle Despiegelaere?

Sí, una belga a la que también le hicieron propuestas de modelaje tras el Mundial.

La fichó L’Oreal, pero perdió el contrato porque le encontraron unas fotos cazando… ¿usted no tendrá un guardado?

No, ninguno, qué tal: soy una empresaria paisa que ama los animales, a la que le está pasando esto muy rápido, que apenas se está acostumbrando a ser conocida y que piensa que Colombia le debió ganar a Brasil.

¿Entonces sí fue gol de Yepes?

¡Sí, claro que fue gol de Yepes!


Vea aquí la galería de Natalia Betancourt 


FOTOGRAFíA: HERNáN PUENTES

ASISTENTES DE FOTOGRAFíA:

JUNIOR ROJAS / EDUARDO CRUZ

MAQUILLAJE Y PEINADO: FERNANDO PéREZ

ESTILISMO: LUCíA SOTELO

PRODUCCIóN: LUCY MORENO



AGRADECIMIENTOS ESPECIALES:

MANAGER/PR GUSTAVO RINCóN INSTAGRAM:

@GUSRINCON TWITTER: GUS_RINCON.



LOCACIóN: HOTEL KARMAIRI KM3 VíA MANZANILLO DEL MAR, CARTAGENA DE INDIAS

TEL: 7040654 / 3168338891 WWW.KARMAIRI.COM

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.