Carlos Moreno es comunicador social de la Universidad del Valle y tiene un magister en narrativa audiovisual de la Universidad Autónoma de Barcelona, España. En la empresa Imagen Films realizó muchos videoclips y varios trabajos de publicidad, pero es ahora cuando está haciendo lo que más le gusta: cine. Y le hablamos de buen cine, algo que parece imposible en Colombia. Por estos días se ve en el país, después de una exitosa exhibición en varios festivales del mundo —incluido Sundance—, su película Perro come perro, una historia de venganza, de intrigas, que inicia con el robo de miles de dólares. La película cuenta con las actuaciones de Marlon Moreno, Óscar Borda, Blas Jaramillo y William Medina y se rodó en Cali, Tuluá y Santander de Quilichao. Moreno se sale de la chabacanería propia de otros realizadores nacionales que solo piensan en la taquilla, e impone un estilo que promete mucho. Talento es lo que tiene y su ópera prima lo confirma.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.