Menú

1. Desayuno
Chocolate en agua
1 arepa
Durazno y banano
Pan de centeno

2. Almuerzo
Sopa de verduras
Fríjoles
Arroz
Papa
Ensalada
Jugo de mora

3. Comida
Aguapanela
Sopa de miso (a veces come arepa y chocolate)

A esta rutinaria dieta le agregaba granos, pollo y pescado. Sin embargo, hace 14 años decidí hacer un cambio en mis hábitos alimenticios: me volví vegetariano y gradualmente, con el tiempo, me hice vegano. Esto significa que no como nada de origen animal; cancelé todas las carnes, los huevos y los lácteos. ¿Mis motivos? Varios, principalmente la solidaridad con los animales, mi salud y para poner a prueba mi fuerza de voluntad. El proceso se llevó a cabo poco a poco; lo primero que dejé fueron las carnes rojas, luego le llegó el turno al pollo y finalmente abandoné el pescado junto a todos los demás productos de origen animal. No me complico, siempre que voy a un restaurante o me invitan a comer, como lo mismo que los demás sin las carnes (granos, arroz, tajadas, ensaladas, etcétera). Incluso mi mamá nos prepara el cocido boyacense sin carnes. Si en el menú del restaurante no hay casi opciones, pido una ensalada o una sopa sin sustancia. No me gustan los embutidos veganos como los chorizos de soya y los jamones, así que voy a restaurantes comunes donde ofrecen platos veganos. Mi plato favorito son los fríjoles negros acompañados de maduro, y la fruta que nunca me puede faltar es el banano. Confieso que por un tiempo extrañé el pescado en todas sus presentaciones y el sancocho; sin embargo, no peco con ningún alimento de estos. Hago parte de la organización La Revolución de la Cuchara como Ministro del Reino Original, y gracias a ellos puedo ir a los mejores lugares que impulsan un estilo de vida saludable y promueven el cuidado del medioambiente. Soy un vegano 100 % convencido.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.