No es la primera vez que el nombre de esta paisa aparece en SoHo, ya en algún momento su papá nos describió la experiencia de qué se siente tener como hija a una Chica Playboy. Así es, Viviana posó en fotografías y fue parte de tres programas para Playboy TV. Hoy gasta su energía en Vc by Viviana Castrillón, una marca dedicada a la noche y que ofrece ropa interior sexy, sábanas de hasta 500 hilos, cremas, aguas de lino y, pronto, juguetes sexuales con mucho estilo. Sus productos se consiguen en Bogotá en el almacén Love Story Boutique (ubicado en la calle 108 con carrera 15). En medio de tantas cosas, conseguimos que sacara un tiempo y posara para el lente de Mauricio Vélez.

¿Cómo fue la experiencia de las fotos?

Súper, me sentí muy bien. Nunca había trabajado con Mauricio Vélez y realmente me impresionó.

Una de las primeras preguntas que siempre les hacemos a las mujeres que posan desnudas es si estuvieron nerviosas, pero el tema del desnudo, en su caso, está más que dominado…

Sí, pero igual estaba muy nerviosa, pues no hacía fotos desde hace más de un año por estar dedicada de lleno a mi empresa. Un desnudo siempre me llena de nervios.

¿Cuál fue su primer desnudo?

Fue para Playboy TV, y no solo fueron fotos, también había video. Estaba muy asustada. Eran fotos con poses muy eróticas en las que mostraba bastante.

¿Cómo tomó la decisión de ser Chica Playboy?

Fue muy difícil. La gente tiene una idea muy equivocada del tema, piensan que estar en Playboy es hacer pornografía, y nada menos real. Lo consulté con mis papás y ellos terminaron aceptando.

¿Lo habría hecho sin su permiso?

No. Por nada. De hecho, cuando terminé las fotos se las mostré y quedaron encantados.
Luego de esto vino el trabajo para Playboy TV…

Sí, tres años. Hice tres programas, el primero se llamaba Intimidades y era una especie de detrás de cámaras de mi vida, pero con dramatizaciones de mis fantasías sexuales.

¿Y qué tipo de fantasías eran?

En un barco, con un marinero, por ejemplo. Era una cosa más sensual que sexual. Nunca había una relación sexual evidente, eran muchas caricias, mucho desnudo… pero ni siquiera nos dábamos besos. Sin embargo, la dirección y el manejo de cámaras era tal, que el resultado era muy erótico. Son fantasías que tenemos todas las mujeres.

Hay una pregunta que nos hacemos todos los hombres: ¿una mujer se excita cuando hace este tipo de escenas?

Claro. Uno trata de ser muy distante y de cuidar mucho el tema, pero hay momentos en los que es imposible no dejarse llevar.

¿Nos puede contar una escena en que le haya pasado esto?

Me pasó con uno de los actores, un tipo muy atractivo. Era una de las escenas más fuertes que tenía que hacer. Todas estas escenas eran improvisadas, nos daban el tema y nosotros actuábamos como nos iba saliendo. En esta fantasía yo entraba a la cocina de un restaurante y le empezaba a coquetear al chef. Empezábamos a tocarnos, a jugar con la comida mientras él me quitaba la ropa y me alzaba de un mesón a otro. La cosa se puso tan intensa que en un momento yo estaba desnuda y llena de chantilly y fresas.

¿Y la química con estos actores no ha trascendido del set de grabación?

No. Todos los actores terminaron siendo muy amigos míos, salíamos a rumbear y todo, pero nunca pasó nada con ninguno.

¿Trabajó alguna vez con una mujer?

Sí, en Intimidades hice una escena con una mujer que hacía de mi masajista, pero no fueron tan sexuales.

¿Y le pasó lo mismo que con los actores hombres?

No, era una niña divina… pero simplemente no es lo mío.

El otro programa que hizo era Hot Tour, ¿en qué consistía?

Era un reality en el que cuatro Chicas Playboy vivíamos en una casa y competíamos para intentar seducir a un espía tipo Ángeles de Charlie que nos ponía unos retos bien atrevidos.

¿Cómo cuáles?

A mí, por ejemplo, una vez me tocó ir a un restaurante donde recibí una llamada de este personaje que me pedía que fuera a su encuentro, pero mientras lo hacía, me ordenaba que me desnudara, que me tocara mientras la cámaras registraban todo. Así recorrí los pasillos, en el ascensor me pidió que me viera al espejo, que me coqueteara a mí misma. Hacíamos también escenas en la ducha con las otras niñas, tratando de seducir a este tipo todo el tiempo.

¿Quién ganó?

Fue un empate.

¿Volvería a hacer este tipo de programas?

A pesar de que siento que mis tiempos de modelo ya pasaron, y de que quiero dedicarme de lleno a mi empresa, no dudaría ni un instante en volver a hacer producciones como Intimidades. Definitivamente no haría pornografía, no haría escenas de penetración. Ni pensarlo. No creo que pueda medírmele a algo más fuerte. Fingir orgasmos no es lo mío.

¿Y de la vida amorosa qué?, ¿Es soltera?

Estoy muy enamorada, muy cuadrada, muy contenta.

¿Y él qué opina de las fotos y de los videos, nunca los ha visto con él?

Trata de no verlos mucho. Los vimos al principio, cuando estábamos saliendo. Yo creo que él estaba más incómodo que yo…

Bueno, ¿y ha hecho videos caseros con él?

Eso es reserva del sumario.

Eso es un sí disimulado…

Hace poco le regalé una cámara que espero que estrenemos pronto. Lo único es que cuando hagamos ese video yo me quedo con él porque me aterra el riesgo de que se pierda y termine publicado en internet. Pero el tema me parece bastante excitante.

¿Le gusta hacerlo en lugares raros?

Sí, me parece súper rico… una vez lo hicimos en un hangar. Nos dieron ganas y encontramos una esquinita. Una vez también lo hicimos en la oficina de una amiga de él.

¿Se ha disfrazado?

Me gustan mucho los juegos y sí me he disfrazado. Hace poco mi novio estaba enfermo y me disfracé de enfermera para seducirlo.

¿Y tiene juguetes?

Tengo muchos. Los uso sola y en pareja. De hecho, él me ha regalado varios. Uno de los productos que quiero incluir en mi empresa en algún momento es una línea de juguetes eróticos sofisticados.

Hablar en el sexo, ¿le gusta?

Me gusta más hablar a que me hablen.

¿Y el sexo sin amor?

Lo prefiero con amor. Me encanta todo lo que pasa después, el arrunche, conversar.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.