Hoy, Xilena es como una princesa. Cualquier hombre se moriría por estar junto a ella, pero ella lo único que quiere es estar sola y tomarse su tiempo para vivir tranquila. Pocas veces falta al gimnasio, asiste juiciosa a todas las grabaciones y ensayos, como siempre lo ha hecho, y si por ella fuera se la pasaría en piyama. Pero no se despiste, que no está triste ni deprimida, simplemente le dio por esas.

Pese a que actúa desde los 18 años no es difícil darse cuenta de que hoy está mejor que cuando debutó en Alma corazón y vida, en la década de los 80. Desde entonces se ha mantenido vigente, no le han faltado el trabajo, el reconocimiento público y los hombres. El trabajo y el reconocimiento son una constante; prefiere no pensar en hombres, por ahora. Está bien —y se le ve bien—, soltera, pendiente de su hijo y con una apatía por el sexo poco antes vista. Con todo eso, se las arregló para contestarnos un test sexual.

¿Casada o soltera?

Estoy separada desde mayo.

¿Y cómo se siente?

Tranquila.

¿Cómo es la vida sexual ahora?

No me pregunten de sexo porque estoy hasta el tope. Estoy tan tranquila y plena que no pienso en eso. No tengo sexo desde que me separé, en mayo.

Y desde que empezó su vida sexual, ¿cuánto es el tiempo máximo que ha estado sin acostarse con alguien?

A ver… por ahí unos ocho meses, que fue el tiempo que estuve separada de mi primer novio, cuando él estudiaba en la universidad.

¿Con él fue la primera vez?

Sí, un mes antes de cumplir los 18.

¿Qué tal estuvo?

Horrible. Estaba muy nerviosa, me temblaba todo el cuerpo, me dieron convulsiones, se me entumecieron las manos. Y eso que ya llevábamos tres años juntos.

¿Por qué le pasó eso?

No sé, los nervios. A medida que avanzábamos me daba cuenta de que ya se acercaba el momento. Eso me pasó cuatro veces. A la quinta, al fin pudimos hacerlo. No lo disfruté, después de que terminamos dije "qué luna de miel ni nada". Me dolía todo, me ardía.

¿Qué le deberían advertir a uno de la primera vez?

Que hay que hacerlo cuando se está preparado mental y físicamente. Uno no debe acostarse para complacer a alguien, sino porque uno sabe que lo va a disfrutar. En mi caso, hubo algo de presión por parte de él y de mis amigas, ya que casi todas habían perdido la virginidad.

Entonces, ¿cuándo se convirtió el sexo en algo rico?

Con mi tercer novio. Tenía 22 años.

¿Tan tarde, ¿qué pasó antes?

No sé, sencillamente no me gustaba. Cada vez que mis dos primeros novios me proponían algo yo me hacía la loca, los embolataba y nos íbamos a dormir.

¿Y qué pasó con el tercero? ¿Qué tenía él que no tuvieran los otros?

No creo que fuera él. Era yo, que ya estaba lista.

¿Cómo era la relación con él?

Estable, como todas las que he tenido en mi vida, pero yo sentía algo que no pasaba con los anteriores.

¿Qué hay que hacer para llevarla a la cama?

No presionarme. Que no me digan que eso es lo que quieren, que ni siquiera lo insinúen. Conmigo no funciona así, todo debe fluir.

Pero si está saliendo con alguien, la invita a su casa a comer, hay vino, chimenea, ambiente romántico, usted sabe que algo podría pasar…

Claro, pero es diferente, porque si los dos estamos en la misma onda, las cosas pasan solas, que es como me gusta. Pero eso era antes, ahora me siento marchita.

No nos parece que esté marchita.

De todas formas me aburre pensar que me acaricien y todo lo demás. No quiero saber nada de sexo.

¿Por qué llegar a ese extremo?

He tenido sexo, y muy buen sexo, desde los 18, sexo estable, con amor. Hoy estoy como esas personas que toman mucho trago y un día deciden dejar esa vida a un lado.

¿Le gusta el sexo suave o salvaje?

Generalmente soy suave, pero también puedo ser salvaje. Yo sería la mujer perfecta para una persona que viaja. Por ejemplo, alguien que se va tres meses y cuando vuelve encuentra a su esposa intacta, en casita.

¿Cómo era la vida sexual con su ex esposo?

Activa, de casi todos los días. Jugábamos mucho, yo me le disfrazaba, le bailaba. Me ponía minifaldas y me agachaba intencionalmente para que él me viera.

¿Qué le bailaba?

Qué no le bailaba. Reggae, música disco, canciones de Mick Jagger, le hacía striptease.

¿Eso era por iniciativa suya o de él?

Mía, yo me ofrecía. Cuando nació nuestro hijo dejamos de jugar. Él me lo pedía, pero ya con hijo el asunto es diferente.

¿Es de largo aliento?

No me gusta largo. Lo he hecho, pero corto es mejor. Cuando uno está sincronizado con la pareja, es cortico, pero fuerte. Si es largo uno se seca.

¿En qué posición?

Prefiero arriba porque yo tengo el control.

¿Para qué necesita tener el control?

Porque puedo llegar como quiera, yo domino la situación. Arriba uno hace lo que quiere. En esa posición es más fácil tener orgasmos.

Pero se cansa más...

Sí, pero tengo el control. Mi ex esposo se amañó tanto, que me tocaba decirle que se pusiera arriba.

¿Lo ha hecho en algún lugar extraño?

No, en ninguno.

¿Un carro, por ejemplo?

No.

Una fiesta...

No.

En un motel...

No. Siempre he tenido novios con apartamento o en mi propia casa. Además, uno siempre termina buscando un lugar cómodo para hacerlo. Recuerdo una fiesta de Halloween. Mi esposo estaba de drácula con una capa y yo de pata Daisy. Él me arropó con su capa, se fue quitando y sacando y yo aterrada le dije que no. Claro, él tenía una mascara y nadie lo veía, estaba hecho. A mí sí me veía todo el mundo.

Pero era una situación excitante, ¿no?

No, A mí esos shows, nada que ver. Además, yo no tomo mucho trago y así, toda sobria y cuerda, no hay manera de descontrolarme. Esa noche salimos de la fiesta, llegamos a la casa y ahí sí lo hicimos.

¿Y en la casa nunca lo hicieron en un lugar extraño?

En la cocina lo hicimos, sobre el mesón, pero a la larga siempre buscábamos un lugar mas cómodo; el sofá, el cuarto.

Ahora que habla de la cocina, ¿ha usado comida?

Sí, champaña. Nos la echamos encima, terminábamos bañados en champaña.

Pero es licor, ¿no tomaba?

No tomo, la verdad, y las pocas veces que lo hago, me pongo de mal genio. En general, soy una mujer muy aburrida. No tomo, no fumo y ahora no me gusta tirar. Estoy dedicada a mi hijo, a hablar por teléfono, a mis amigas, a mi familia.

¿No piensa en eso, no lo extraña?

No me desvela, he tenido tanto sexo que estoy lista. Eso me sirve para saber que no soy adicta a nada ni nadie. Ahora, tengo amigas que cuentan los días en que no tienen sexo, y a mí eso me extraña, pero bueno. Es que para mí siempre ha sido más importante la calidad que la cantidad.

¿Entonces qué tenía ese tercer novio con el que por fin disfrutó el sexo?

Como dije, creo que era yo que ya estaba preparada, era una cuestión como de piel. Una vez estábamos en cine y por accidente nos rozamos la pantorrilla y yo sentí algo que no había sentido nunca. Enseguida me dieron ganas de estar con él.

¿Y no hicieron algo en el cine?

No, esperamos a llegar a la casa.

¿Quién era ese novio?

Jimmy Bernal, el actor de Te quiero pecas.

¿La fama la ha afectado en eso de tener que sentirse libre en lugares públicos?

Puede ser. Es que acá lo ven a uno con alguien y ya dicen que son novios, si pasa mucho tiempo con una amiga, corre el rumor de que son lesbianas. Lo mejor es no dar papaya. Y quisiera ser más fresca, pero no he podido. Estoy trabajando esa parte.

¿La han cogido haciéndolo?

Nunca.

¿Y usted a alguien?

Sí, a una amiga, actriz también. No voy a decir quién es.

¿Cómo fue?

Estábamos en Cartagena en el apartamento del novio de ella. Yo fui de chaperona. Abrí la puerta porque necesitaba entrar al cuarto y me tocó todo en primer plano, ellos ni se dieron cuenta porque estaban en lo suyo. Es que ni ruido hacían, por eso entré fresca.

¿Qué hizo entonces?

Yo me tomé el tiempo de mirar, estaban sudados, y volví y cerrar. Ni se dieron cuenta hasta después, yo les conté.

¿Se masturba?

Antes de mi hijo, sí, después no. Además con mi ex esposo era imposible, quería hacerlo conmigo a toda hora. Lo que hacíamos mucho era masturbarnos frente al otro.

¿Ha tenido aventuras cortas?

No, me gusta comer a la carta, como dicen.

¿Cómo maneja eso estando en un medio donde todo el mundo se mete con todo el mundo?

Toco madera, los actores no me interesan, los veo como hermanos. He tenido parejas dentro del medio y no me ha ido bien, no quiero repetir la experiencia.

¿Habla durante el sexo?

Sí, y no solo hablo, sino que soy muy comunicativa. Digo si me gustó, si me sentí mal, si el orgasmo estuvo rico, o si no me vine. En ese caso digo: "Me debes una".

¿Cómo ve su vida sentimental y sexual en un futuro?

Si vuelvo a encontrar a alguien quiero que ese alguien quiera a mi hijo más que a mí misma, que respete mi trabajo, que confíe en mí. Que cuando le diga que voy a grabar hasta las tres de la mañana, no piense que le estoy diciendo mentiras. Mi relación se dañó porque mi marido pensaba que me caían hombres a toda hora. ¿Dónde están, que no los veo?

¿O sea que un hombre cualquiera entre tantos que se mueren por usted, tendría chance de salir un día con usted? Déjenos soñar…

Los hombres piensan que a las mujeres bonitas o famosas les caen tipos todo el tiempo, y por eso no son capaces de acercarse a ellas y viven celosos todo el tiempo. Eso es un mito y más bien lo que demuestra es baja autoestima en ellos.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.