Toda foto que uno tome en esta ciudad ya ha sido tomada, no solo en un mejor encuadre y con un manejo de la luz, sino en un momento más preciso. Lo mismo con cada descripción, libro o idea. Acá todo ya se hizo. Y, a la vez, todo está por hacerse. Esta es, bienvenido, la ciudad de las frustraciones.
 
¿Y qué le vamos a hacer? Por ahora, veamos cómo ha sido destruida.
 
Día de la Independencia (1996)
 
 
 
Lo interesante es que la moda en los noventa fue acabar con Nueva York. Sí, el alcalde republicano Rudolph Giuliani estaba limpiando la ciudad de todas sus escorias con mano firme y corazón más firme. Pero, ¿llevaría esto a que Hollywood diera con una tendencia generalizada en la que la ciudad sería una y otra vez arruinada? En todo caso, la saga empezó en el 96, con los terribles acontecimientos del 4 de Julio de 1996, cuando las naves extraterrestres se asentaron sobre el cielo y apuntaron hacia el Empire State Building.
 
Yo Soy Legenda (2007)
 
 
 
Menos mal existe el Príncipe del Rap, para que nos salve, una y otra vez, de los horribles males que nos causan los espaciales. Como en esta, que Smith se levanta, en el 2012, siendo el único hombre que sobrevivió al fin de la humanidad. La sola escena en la que Smith explora junto con su perro en pleno Times Square costó 40 millones de dólares. Sobre los avisos que pondrían en el centro mundial de la publicidad, el director, Francis Lawrence, dijo, “tuvimos que escoger las obras de Broadway que seguirían abiertas en el 2012”.
 
King Kong (1933)
 
 
 
Uno podría decir que la multimillonaria reproducción de Peter Jackson es más moderna y sofisticada. Pero hay que ir a las bases. Y, además, en su reproducción, Jackson deja ver los nervios que, seguramente, le dejaron los atentados del 11 de septiembre. Por eso, vale más rescatar la revolucionaria producción de Merian Cooper y Ernest Schoedsack, que, además de todavía ser la estrella de oro de la Nueva York apocalíptica, encajó de manera brillante en su tiempo: cuando el Empire State estaba recién inaugurado; cuando la ciudad salía de la Depresión de los treinta y se sentaba como la capital financiera del mundo.
 
Godzilla (1998)
  
 
 
Y hablando de monstruos. En esta escena, Godzilla sube por el Río Este de Manhattan, se para sobre uno de los bulevares que la articulan, el Franklin D. Roosvelt, y arroja al piso al mercado de pescados más grande de la costa, el Fulton Market.
 
Los Cazafantasmas II (1989)
 

 
Cierto es que ambas películas rompen con la ciudad sin compasión. Y no queremos, de ninguna manera, restarle importancia aStayPuftMarshmallowMan. Pero es que este villano confirma una teoría esencial del neoyorquino: que de su mala energía se alimentan sus peores enemigos. La Estatua de la Libertad caminando al sonido de “HigherandHigher” no fue solamente lo que nos salvó de Vigo, también fue la protagonista de la icónica escena que marcó a la película más importante del 89, mismo año en que salió la primera de las Batman de Tim Burton.
 
Inteligencia Artificial (2001)
 
 
 
Es algo tramposo ponerla en la lista, porque Nueva York ya se había inundado antes de que esta historia se diera. Pero vale decir que si la hubiera hecho su original pensador, Stanley Kubrick, tal vez la destrucción de Manhattan habría sido más explícita, siendo él nativo del Bronx y un fiel crítico de la Manzana. Finalmente la hizo Spielberg, reconocido judío suburbano de clase alta. En todo caso, ver Coney Island bajo el agua es mejor que verla sobre ésta.
 
Armageddon (1998)
 
 
 
Un clásico de las utopías negativas que impresionó a muchos con su escena de apertura, en la que la estación Gran Central y el edificio Chrysler se revientan sobre la ciudad, pero que también conmovió a otros, con el matrimonio de Grace y AJ en la Catedral de San Patricio en la Quinta Avenida. Cierto: difícil referirse a ésta sin pensar en su exagerada cursilería. No en vano, Jerry Bruckheimer y compañía destruyeron la ciudad con gran eficacia y realidad.
 

El día después de mañana (2004)
 
 
 
Los efectos especiales de está pieza no tienen antecedente. La ola que tapa la Estatua de la Libertad, inunda las calles cuadriculadas de Manhattan y acaba con la Biblioteca Pública de la Quinta Avenida con 42, son escenas devastadoras. De mal en peor, la inexorable cresta empapa la ciudad en cinco minutos que, a decir verdad, son muy reales.
 
Impacto Prufundo (1998)
 

 
 
Con ustedes, el presidente negro de Estados Unidos, el auténtico alcalde Rudolph Giuliani y el megalómano productor Steven Spielberg. En esta, la ambiciosa producción que no sólo acaba con Nueva York, sino con medio mundo. Ah, y Frodo, que interpreta a un estudiante en grupo de astrología que prevé la destrucción del mundo. Las escenas son, para ponerlo simple, devastadoras, desde que el meteoro vuela sobre la tierra hasta que se estrella contra el mar y crea una ola gigante que, entre otras, da con el fin de la Ciudad, desde Montauk hasta la Quinta Avenida.
 
Pandillas de Nueva York (2002)
 
 
 
Vale la pena terminar (con broche de oro, ciertamente) con una escena que reconstruye la ciudad desde un episodio que significó una de las crisis más profundas que ha vivido la ciudad: la batalla de pandillas en la plaza de Cinco Puntos en 1863. En este caso no hablamos de la Nueva York apocalíptica o de la utopía negativa. Sino de uno de un episodio real que, sin embargo, tuvo tendencias apocalípticas. Muy criticada, esta es, tal vez, la única historia de la ciudad contada por un genuino residente de ésta, desde su más intima voz, desde sus más profundos sentimientos.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.