Las divas son como las brujas en más de una cosa. Pero lo cierto es que de que existen, existen. ¡La única diferencia es que hay más brujas que divas! Cómo no todos los días uno puede almorzar con una diva, hay que saber prepararse para ello. Ese día saqué mi mejor pinta, usé la colonia que solo me echo para las ocasiones especiales, y llegué temprano al restaurante elegido (Exxus, donde venden pescados y mariscos).

Nosotros los británicos tenemos fama de ser los más puntuales del mundo y de ser los peores cocineros. Yo, en cambio, soy todo lo contrario; excelente chef pero llego tarde a todo. Soy tan malo en organizar mi agenda que cuando logro apuntarme a tres almuerzos, en uno de ellos me toca cocinar. Obviamente voy a todos (si me invitan a la apertura de una lata de sardinas aparezco). Pero para mi cita con la diva había limpiado mi agenda y por eso nada iba a interferirme.

Y menos mal estaba en un restaurante de mar, porque mi amiga Aura Cristina Geithner llegó como un tsunami. ¡Qué mujer! Traía puesto unos pantalones militares que están de moda y un top que le quedaba 20 centímetros corto. Qué abdomen: ¡si yo lo tuviera, andaría en pelota a toda hora! Pero si algo he aprendido conociendo a las divas es que alcanzan ese estatus no por su belleza ni por su cuerpo, sino por su personalidad. En el caso de Aura Cristina, esto último es mucho más impresionante que su bella barriga.

Ella si llegó tarde; bien tarde. Pero está en todo su derecho: andaba sola y no encontraba el lugar (¿Qué podría ser más facil que la 81 con 9?). ¡Es un hecho que una diva sin su corte puede perderse en un ascensor! Ignoro de donde salió el cliché de que las mujeres bellas son brutas. Con la excepción de Natalia París, esto no es cierto. Aura Cristina es tan perfecta que no debe ser facil para ella encontrar un hombre a su nivel. ¿Quién podría vivir al lado de un tsunami?

Ella tiene un excelente sentido del humor y -como cosa rara en una diva- tiene la capacidad de reírse de sí misma. También es capaz de recibir apuntes, pero cuidado; los devuelve enseguida y con el doble de acidez. Es tan hábil que yo creo que fácilmente podría tener futuro haciendo stand-up comedies, y es tan atrevida que lleva cualquier conversación al límite, pero siempre con buen gusto. También es calurosa, amorosa, excelente actriz y cantante. La verdad es que mi ojo crítico no le encontró ningún defecto.

Arrancamos el almuerzo con ostras (no hay semana en la que no me coma por lo menos una docena). Me saben a mar adentro, como si me estuviera tragando el mar, o como el beso de una sirena. Aunque los científicos dicen que no existe el efecto afrodisíaco, ¡las ostras sí lo son! Lástima que Aura Cristina solamente se comió una. Cuando supo que estaban vivas, se impresionó. Igual, nadie es perfecto. Lo mejor para hacer es acompañarlas con un buen vino blanco y seco.

En la cena ella me confesó que prefería a los hombres de 23 años. Según ella son mucho mejores que los viejos mañosos. O sea, uno de 23 es un santo y un viejo mañoso es Dos Santos. Luego seguimos con un plato escandinavo llamado gravaldax, que es un salmón encurtido en sal, pimienta, azúcar y eneldo. Es sencillamente espectacular. Los bordes tenían un color fucsia causado por la presencia de la remolacha. Con este plato me di cuenta que ella es aún mejor con su barriga.

Luego nos dieron mero ahumado. Muy raro aquel sabor ahumado existente en la cocina regional pero nada desapercibido a nivel nacional. Estaba delicioso. Además es un sabor que me nace; que delicia. Después llegó un churrasco de mero, mi pescado favorito. Estaba en su punto: doradito por fuera y rosadito y jugoso por dentro. Después de eso Aura Cristina se fue corriendo; tenía pico y placa y tenía que recoger a su hijo (además de todo es una excelente madre). Definitivamente ella está en la profesión que es; con su sola personalidad llena teatros. Con su talento conquista al televidente y su sentido del humor es completamente ganador. Mejor dicho, la mujer perfecta. ¡Pero es una gran lástima que no le gusten las ostras!

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.