Uno no sabe qué es peor: que el metro esté infestado de ratas, o que los gringos sean tan infantiles. Hoy, todos los medios, como si no hubiera noticias en esta ciudad de atracadores y violadores, están fascinados con las fotos de un hamster montado en una maqueta del metro. Laura Italiana, una periodista del NYPost que se faja un nombre, digamos, interesante, empieza diciendo "si solo los roedores del metro fueran así de tiernos". La maqueta la hicieron en el 96, cuando la policía tuvo que demostrarle a un jurado cómo Edward Leary, un famosos criminal de Nueva York, había instalado unos explosivos en el metro. Victoria Balanger, la nueva fotógrafa de la oficina del Fiscal, decidió poner un hamster en la maqueta y publicar las fotos en Flickr, y así disparó su popularidad.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.