El tema de la virginidad da para mucho, así que quiero hacer un comentario pequeño antes de pasar a otro asunto.

Sí duele. Nos duele a todos. Hay sangre y la sangre es muy escandalosa. Hay mujeres a las que les sigue doliendo durante un buen tiempo y para las que el sexo se vuelve tortuoso, así como hay hombres a los que les duele mucho las primeras veces. Es normal que uno termine lastimado aún años después de haber perdido la virginidad, por un movimiento brusco, y que eso duela también.

A quienes les duele mucho, les recomiendo ir a un médico y consultarlo con él. Son miles las razones por las que eso sucede y creo que casi todas son fácilmente corregibles.

Puede ser estrés. O a lo mejor hay mujeres que no son debidamente estimuladas antes de la penetración. Para mí eso es clave. Me encanta que mi novio me toque, me lama, me ponga un estimulador de clítoris… hay días en los que me excita el porno y otros en los que prefiero que nos vendemos los ojos. Así, cuando hay penetración, ya uno está lo suficientemente lubricado como para que no duela ni raspe.

Otra cosa que uso con frecuencia es que se lo chupo a mi novio antes de que me lo meta, para que él esté también mojadito, o nos ponemos ambos una crema lubricante (hay de sabores incluso).

Para las mujeres la penetración es una parte de todo. Importante, sí, pero no vital. Nosotras nos podemos venir delicioso usando sexo oral y quedamos satisfechas. El sexo se trata de dar y recibir placer. De pasarla bien. Y si se convirtió en un sufrimiento es porque algo está mal y hay que remediarlo.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.