El mal fútbol que por momentos nos ha tocado en este Mundial se ha visto compensado con agradables sorpresas, detalles mayores que le ha cambiado la vida a unos y nos la ha alegrado a otros. La más reciente ocurrió en Pretoria, luego del juego entre España y Chile, mientras esperábamos la salida de los jugadores para hablar con ellos.
 
Gabriel Meluk, editor de deportes de El Tiempo, nunca hubiera pensado que esa noche Iker Casillas no le daría la entrevista que estaba buscando, pero que la vida lo recompensaría con el invaluable regalo de reencontrarse con su hermano gemelo perdido, de quien fue separado al momento de nacer.

Tuve la fortuna de registrar el momento (adjunto foto) y de hablar con ellos durante un rato. Gabriel, visiblemente conmovido y tratando de aguantar las lágrimas, no quiso revelar la identidad de su hermano, pero me confesó que está pensando en llevárselo a Colombia para recuperar El Tiempo perdido, y que espera montar junto a él la agencia de noticias Meluk & Meluk.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.