En 19 horas se conocerá el nombre del primer finalista del Mundial. Para llegar hasta acá hemos vivido dos días sin fútbol que hemos tenido que llenar con un par de safaris, visitas a casinos y caminatas por Mandela Square, un lugar que es como una especie de T de Johannesburgo. Aburridísimo.

Como este blog no se trata de decir que Ozil y Muller son las revelaciones de Alemania, que entre Rooney, Fernando Torres, Kaká, Messi y Cristiano Ronaldo hicieron un solo gol en este torneo (el sexto a Corea del Norte) o que este Brasil fue menos vistoso que el del 94 (que ya es mucho decir), sino de reseñar pendejadas, he aquí dos que me encontré en la ciudad.

La primera imagen muestra a Quique Wolff, ex futbolista y presentador de Simplemente Fútbol de ESPN, hombre que se ha ganado un público a punta de profesar un amor tan incondicional como empalagoso hacia la pelota que no acabo de entender. Esta vez me lo encontré, no aferrado a un balón, sino a un cargamento de gaseosas que llegó a los cuarteles generales del canal. Al ver a semejante figura de la televisión latinoamericana en plan de obrero no me quedó de otra que tomarle una foto sorpresa.

Un día antes, una reportera de TV Azteca que no pasaba del metro sesenta trató de engañar a la cámara trepándose en una caja de herramientas que le agregó no menos de 25 centímetros de altura.

Acá las pruebas de ambos sucesos.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.