Siempre he analizado a las marcas como personas, pero también siempre he visto a las personas como marcas. Es un sentimiento que llevo adentro y que constantemente me acompaña. Cualquier marca que se humanice y se plantee claramente con una personalidad determinada sin duda podrá construir una plataforma para el éxito. Pero cualquier persona también tiene la capacidad de convertirse en una marca y acercarse masivamente a las personas.
 
Esta fue la clave de la campaña de Obama y de su estratega detrás de cámaras: David Plouffe, hoy reconocido como uno de los principales estrategas políticos de Norteamérica de la nueva era. Conocí a David en el Festival de Cannes, donde fui parte del jurado, y la campaña de Obama recibió el premio al Mejor desarrollo de comunicaciones del mundo  y a él le entregamos el Gran Titanium del Festival. Me impresionó su claridad mental, su carisma pero sobretodo su concepción estratégica de poder ver a las personas, y en este caso a Obama como una marca.
 
Yo nunca escribo de política pero hoy quiero hacer una simple reflexión de marketing que tiene alguna humilde ascendencia en la política.
 
Si analizamos al presidente Álvaro Uribe, vemos como su capacidad de marca es potente y sustanciosa. Pero  es más interesante observar  como pareciera tener un director estratégico de popularidad que se encarga de disparar sus niveles de atracción de manera increíble: Hugo Chávez, presidente de la Republica Bolivariana de Venezuela.Cada vez que Chávez habla, y se refiere agresivamente al gobierno colombiano, o enaltece a la guerrilla de las FARC, o realiza  sus comentarios paranoides y guerreristas, la popularidad de Uribe sube como la espuma, superando lo que cualquier campaña publicitaria tradicional pudiera lograr.
 
Pareciera que Chávez trabajara para la campaña y para la popularidad de Uribe. Suena un poco contradictorio pero es así. Tal vez es un gran genio del mercadeo, tal vez no sabe que lo es, pero su comportamiento consciente o inconscientemente así lo demuestra.
 
Definitivamente como dice la sabiduría popular, uno nunca sabe para quien trabaja.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.